Publicado: 08.01.2014 13:15 |Actualizado: 08.01.2014 13:15

La privatización sanitaria de Madrid ha destruido más de 3.300 empleos

El Observatorio Madrileño de la Salud denuncia la "descapitalización de los servicios"en un informe sobre el primer aniversario de la privatización sanitaria en la comunidad.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Desde que el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández Lasquetty, puso en marcha el Plan de medidas para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario público hace un año, se han destruido más de 3.300 puestos de trabajo públicos. Es una de las conclusiones del tercer informe del Observatorio Madrileño de Salud, formado por 34 entidades, entre las que se encuentran 19 ayuntamientos, dos sindicatos, tres asociaciones profesionales y 10 entidades sociales.

El Observatorio cifra la caída del empleo en casi el 10% y señala los empleados eventuales como los mayores damnificados de los recortes, con 1.629 puestos de trabajo destruidos. "Esta lógica neoliberal del Ejecutivo de descapitalizar los servicios pretende generar la idea en la ciudadanía de que lo público no funciona y que, por lo tanto, funciona mejor lo privado", afirma la secretaria general de la FSS-CCOO de Madrid, Rosa Cuadrado.

El ERE en la Agencia de Formación Laín Entralgo y el cierre del Instituto de Cardiología supusieron el despido de 87 trabajadores y el cese de otros 35, según el informe. La privatización de los servicios no sanitarios del Hospital Puerta de Hierro propició el despido de otros 173 empleados, que se sumaron a otros seis por el cierre de la Comunidad Terapéutica de Villaviciosa de Odón y la privatización de los Servicios de Salud Mental de Moncloa y Aragnzuela, Torrejón y Navalcarnero. Finalmente, serán despedidos 300 trabajadores por la privatización de los servicios de limpieza de 18 centros y se perderán 700 empleos por la jubilación forzosa de 700 trabajadores. Entre los hospitales públicos, el Puerta de Hierro es el que ha perdido más trabajadores, cerca de 400, según el informe del Observatorio.

"En cinco años, la sanidad madrileña habrá perdido cerca de 8.000 puestos de trabajo", calcula Cuadrado, que no sólo alerta de la destrucción de empleo sino de la precarización de las condiciones laborales de los trabajadores que se salvan de la quema. "En la lavandería central de hospitales, en Mejorada del Campo, donde se han perdido 360 puestos de trabajo por la privatización, los empleados que se han quedado "han visto reducidas sus retribuciones en un46%, pasando de cobrar 1.100 a 640 euros mensuales", denuncia el sindicato. 

Otro ejemplo son las mamografías. "En el Hospital Reina Sofía [privado] hay sólo un aparato y se hacen 4.600 mamografías al año. Mientras que en el Ramón y Cajal [público], con tres aparatos, se realizan una media de 17.317  pruebas", denuncia Cuadrado, que señala que uno de los mamógrafos del centro público está inutilizado por falta de personal: "A través de los call-centers se derivan más de 3.000 mamografías, cuando sería más barato contratar a un técnico que realizara las pruebas". 

El presidente de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública, Marciano Sánchez, ha destacado que "por suerte", la "gran mayoría" de las medidas que se plantearon "no se han llevado a la práctica". Sin embargo, ha hecho hincapié en que "aún no se ha devuelto" el euro que se cobró a los madrileños por adquirir sus recetas, el conocido como euro por receta, mientras la medida estuvo en vigor. En relación con los copagos sanitarios, Sánchez ha destacado que se ha producido una disminución interanual del número de recetas en un 11,47%, lo que significa casi 13 millones de recetas menos. Los motivos, según afirma, son "la retirada de financiación pública de 417 medicamentos" y la "no retirada de recetas prescritas, con la "sospecha de que el 50% de la disminución se debe a ello".