Público
Público

Probar el uso de fórceps antes de la cesárea no elevaría riesgos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tratar de asistir un partodifícil con fórceps, en lugar de realizar una cesáreainmediata, no elevaría en general el riesgo de complicacionespara el bebé, según sugirió un nuevo estudio.

Cuando una mujer tiene problemas en el segundo paso, o"para pujar", el médico puede usar fórceps o una bomba deaspiración obstétrica para pasar al bebé por el canal departo.

Pero, la práctica quedó desacreditada en los últimos años,a la vez que la cesárea pasó a ser la opción elegida, en partepor las preocupaciones sobre los riesgos de usar fórceps o unaspirador obstétrico, como la fractura del cráneo o hemorragiacerebral en los recién nacidos y daño en los tejidos maternos.

Pero optar por una cesárea en un segundo paso del trabajode parto también genera riesgos, como el aumento de laprobabilidad en la madre de hemorragias y daños en la vejiga.

Por lo tanto, algunos cuestionaron la utilidad de lareducción de los partos asistidos por instrumentos, según elequipo del doctor James M. Alexander, del Centro Médico de laUniversity of Texas, en Dallas.

El estudio, publicado en la revista Obstetrics &Gynecology, analizó a casi 3.200 mujeres que tuvieron un partopor cesárea no planificada en uno de 13 hospitales en EstadosUnidos.

En 640 de esos casos, los médicos intentaron primero unparto asistido por fórceps, aspirador obstétrico o ambosinstrumentos.

Las tasas de ciertas complicaciones fetales y maternassubieron cuando se intentó asistir el parto con instrumentos.

Las madres fueron más propensas a desarrollar infecciones,contusiones o acumulación de líquidos en el sitio de laincisión: casi 3 por ciento frente al 1 por ciento de lasmujeres con parto por cesárea.

Asimismo, el grupo respondió menos a la anestesia local, loque demandó el uso de anestesia general (un 8 frente a un 4 porciento en el grupo que tuvo sólo parto por cesárea).

En los nacimientos asistidos por instrumentos, también hubociertas complicaciones frecuentes. El 1 por ciento de los bebésdesarrolló daño cerebral por falta de oxígeno, comparado con el0,1 por ciento de los partos por cesárea inmediata.

También, fueron más propensos a obtener un resultado bajoen la Escala de Apgar, que mide la frecuencia cardíaca, larespiración y el tono muscular, 5 minutos después de nacer;menos del 2 por ciento tuvo un resultado de Apgar bajo,comparado con el 0,6 por ciento de los recién nacidos.

El equipo halló que los 10 casos de daño cerebral se dieronen niños con una frecuencia cardíaca preocupante durante elparto. No hubo evidencias, apunta el equipo, de que el origende las complicaciones fuera el daño craneal por el uso defórceps o aspirador.

Cuando el equipo excluyó los casos con lecturaspreocupantes del ritmo cardíaco fetal, no hubo diferencias enel riesgo de complicaciones entre ambos grupos de niños.

Esas lecturas fueron más comunes cuando los médicosintentaron, primero, un parto asistido por instrumentos: en el18 por ciento de los casos, las alteraciones del ritmo cardíacoaceleró la cesárea, a diferencia del 14 por ciento de los casosen los que la cesárea fue inmediata.

Los resultados sugieren que, ante la ausencia dealteraciones del ritmo cardíaco, no habría un aumento delriesgo de complicaciones para los recién nacidos.

Junto con estudios previos, esta investigación sugiere queel parto asistido por instrumentos en "la paciente bienseleccionada" minimizaría el riesgo en la madre, sin elevarloen el bebé.

FUENTE: Obstetrics & Gynecology, noviembre del 2009