Público
Público

Problemas emocionales persisten en sobrevivientes cáncer de mama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las sobrevivientes del cáncerde pecho sufren habitualmente más fatiga y emociones negativasque las mujeres de la misma edad que no padecieron laenfermedad, aunque los signos vitales y el nivel de actividadserían los mismos.

Estos resultados de un seguimiento internacional 24 horasal día "señalan claramente la importancia de las estrategiasclínicas y psicosociales complementarias para acompañar a lasmujeres después del tratamiento", concluyó el doctor PaulGrossman, del Hospital Universitario de Basilea, en Suiza, ycolegas en Alemania y Canadá.

Los efectos físicos y mentales del tratamiento oncológicoson de larga duración, pero se desconoce cómo se relacionan conlos procesos físicos básicos, como el ritmo cardíaco, larespiración y los niveles de actividad, explicó el equipo en larevista Psychosomatic Medicine.

Para investigarlo, los autores compararon a 33 pacientesque habían recibido tratamiento contra el cáncer de mama dentrode los dos últimos años y que se habían curado, con 33 mujeressin antecedentes de enfermedades graves.

Todas usaron durante las 24 horas del día un monitorllamado LifeShirt System, de Vivometrics, firma con sede enVentura, California.

El monitor registra de manera continua el ritmo cardíaco,la respiración y la actividad física e incluye una computadorapara grabar los informes del usuario sobre su estado anímico yfatiga.

Las participantes volvieron a informar después del estudiosobre la fatiga, el estado anímico y los niveles de estrés,depresión y ansiedad.

El equipo observó que el estado de ánimo y la energía delas pacientes mejoraron con el tiempo tras finalizar eltratamiento; lo mismo ocurrió con la actividad física.

Pero independientemente del nivel de actividad o el períodotranscurrido desde la finalización del tratamiento, laspacientes decían que se sentían menos felices y con menosenergía que el grupo de control.

Sin embargo, el seguimiento demostró que los niveles deactividad, la respiración y el ritmo cardíaco de las pacienteseran similares a los de las mujeres del grupo de control.

"El estudio demuestra que las pacientes que finalizan eltratamiento serían tan activas como las mujeres sin cáncer demama, aunque siguen siendo más propensas a padecer estrés ysíntomas psicológicos", concluyó el equipo.

FUENTE: Psychosomatic Medicine, septiembre del 2008