Público
Público

Problemas mentales infantiles EEUU a menudo pasan desapercibidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Megan Brooks

El 13 por ciento de los niñosy adolescentes estadounidenses tienen por lo menos un trastornode salud mental, pero sólo la mitad fue alguna vez a unaconsulta con un profesional.

Así lo demuestra una encuesta financiada en parte por elInstituto Nacional de Salud Mental (NIMH, por sus siglas eninglés) y publicada en la versión en internet de la revistaPediatrics.

"Tenemos que proporcionarles a esos niños la ayuda quenecesitan y determinar cuál es la mejor intervención paraevitar que sufran innecesariamente", dijo a Reuters Health porteléfono la doctora Kathleen R. Merikangas, investigadora delNIMH.

El problema, dijo, es que existe una falta de profesionalesde la salud mental con experiencia en psiquiatría infantil enEstados Unidos. "Simplemente, no hay suficientes psiquiatraspediátricos. Es una crisis urgente", señaló Merikangas.

La encuesta, realizada entre el 2001 y el 2004 a unamuestra nacional representativa de 3.042 niños de entre 8 y 15años, proporciona una mirada exhaustiva de las tasas de seistrastornos mentales comunes: de ansiedad, pánico, alimentarios(anorexia y bulimia), depresión, trastorno de déficit deatención con hiperactividad (TDAH) y de conducta.

El 13 por ciento de los niños reunía los criterios de habertenido por lo menos uno de seis trastornos mentales en el año.Casi el 2 por ciento había tenido más de un trastorno, engeneral una combinación del TDAH con el de conducta.

Entre los trastornos, el 8,6 por ciento tenía TDAH (losvarones más que las mujeres); el 3,7 por ciento tenía depresión(más las mujeres que los varones); el 2,1 por ciento padecía untrastorno de conducta; el 0,7 por ciento presentaba untrastorno de ansiedad (ansiedad generalizada o pánico) y el 0,1por ciento tenía un desorden alimentario (anorexia o bulimia).

Con excepción del TDAH, según señaló Merikangas en uncomunicado del NIMH, esas tasas son más bajas que en algunasencuestas, aunque son comparables con las de ciertos estudios.

Los niños y los adolescentes con menor nivel socioeconómicoeran más propensos a tener algún trastorno, en especial TDAH,mientras que aquellos con un mayor nivel socioeconómico eranmás propensos a tener trastornos de ansiedad.

Los estadounidenses de origen mexicano tuvieron tasassignificativamente más altas de trastornos del ánimo que losblancos o los afroamericanos, aunque en general hubo pocasdiferencias étnicas en la frecuencia de los trastornos.

El 55 por ciento de aquellos con un desorden mental habíatenido una consulta con un profesional de la salud mental. Lohabía hecho también el 32 por ciento de los jóvenes con untrastorno de ansiedad.

Los afroamericanos y los estadounidenses mexicanos eransignificativamente menos propensos a buscar tratamiento que losblancos, lo que demuestra la necesidad de identificar yeliminar las barreras para el tratamiento de la juventud de lasminorías.

"Tenemos que generar conciencia de que la mayoría de losproblemas de depresión, ansiedad, adicción y hasta psicosis enla edad adulta comienzan en la adolescencia o en la infancia.Necesitamos identificar a esos niños para evitar que esasenfermedades interfieran en su crecimiento y, en definitiva, ensu vida", dijo Merikangas a Reuters Health.

FUENTE: Pediatrics, online 14 de diciembre del 2009