Público
Público

La producción de materiales de construcción caerá hasta un 30 por ciento en 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La producción de los fabricantes de materiales de construcción caerá hasta un 30 por ciento al cierre del año debido al derrumbe de la edificación y a la parada de la ejecución de obra pública, generada por la crisis económica.

Según explicaron a Efe desde las distintas patronales del sector, la caída de la producción de materiales como azulejos, cerámica, madera, muebles, hormigón o cemento continuará de cara a 2010.

Al cierre del año se habrán consumido materiales en la construcción por valor de 45.000 millones de euros, la mitad que en 2007, explicó el presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción (Cepco), Rafael Fernández.

El descenso del consumo será aún mayor en el caso de los materiales que más participan en la edificación, como la cerámica, el ladrillo o las puertas, que alcanzarán caídas de hasta el 80 por ciento con respecto a 2007.

Para Fernández, a la baja producción por la caída del consumo se suman las dificultades financieras y los "enormes plazos de pago a los suministradores, que hacen que la supervivencia de muchas empresas sea una situación dramática".

Por ello, añadió, entre 2008 y 2009 han cerrado ya más de un diez por ciento de las empresas del sector y se han despedido a unos 100.000 trabajadores de forma directa, "un goteo que continuará en 2010".

Los fabricantes de cemento también cerrarán el año con una caída "traumática" del consumo del 50 por ciento, respecto a 2007, hasta contabilizar 29 millones de toneladas, una cifra "tan baja" que habría que remontarse a 1997 para volver a encontrarla.

"Las previsiones para 2010 no son buenas", dijo el director general de la patronal cementera Oficemen, Aniceto Zaragoza, ya que el consumo de cemento "seguirá bajando el año que viene, aunque de una manera más contenida, sobre todo, en la segunda mitad del año".

A su juicio, esta situación responde al derrumbe del sector residencial, que llega a niveles desconocidos, mientras que "los últimos datos de la obra pública tampoco son alentadores".

Además de plantas paradas, Zaragoza explicó que la plantilla del sector habrá disminuido al cierre de 2009 frente a los 6.926 empleados que había en 2008, aunque no quiso precisar cuántos.

La producción de hormigón preparado también cerrará el año con un descenso del 27,3 por ciento, hasta contabilizar 50 millones de metros cúbicos, lo que supondrá una caída del 33 por ciento en las ventas de las compañías del sector, que ingresarán 3.000 millones de euros.

La plantilla ya se ha visto afectada en unos 10.000 empleos, según las estimaciones de la patronal de los fabricantes de hormigón preparado Anefhop, ya que un trabajador ha ido al paro por cada 5.000 metros cúbicos de hormigón preparado que ha dejado de producirse en España.

La producción de azulejos alcanzará los 400 millones de metros cuadrados al cierre del año, lo que supondrá una reducción del 19,7 por ciento, según las previsiones de la asociación cerámica Ascer.

Aunque desde la patronal no quisieron hacer especulaciones, la facturación también disminuirá, dado que el 60 por ciento de las ventas del sector proceden de las exportaciones, que durante los ocho primeros meses del año cayeron el 26,4 por ciento.

El parón en la edificación también ha afectado tanto a la industria de la madera y como a la de los muebles, ya que a la caída del sector de la edificación se ha sumado un descenso del consumo en general, según indicó el secretario general de Confemadera y Federmueble, Francesc Pons.

Pronosticó que la producción de muebles y madera caerá un 30 por ciento al cierre del año, el mismo porcentaje en el que se reducirá la facturación de las empresas del sector, lo que supondrá una pérdida de 86.500 empleos de forma directa e indirecta.

María Vicente