Público
Público

Las productoras de anime celebrarán en Tokio su propia feria en protesta por la ley del sector

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ocho productoras japonesas de animación celebrarán, en paralelo a la Feria Internacional de Anime de Tokio, su propio certamen como protesta contra una reciente ordenanza en la capital nipona que restringe la venta de cómics con escenas sexuales "extremas" a menores, informó hoy la agencia local Kyodo.

La feria paralela se celebrará los días 26 y 27 de marzo y se llamará "Exposición de Contenidos Anime", y en ella participará, junto con otras siete grandes empresas, Kadokawa Shoten, que produce la famosa serie juvenil "Haruhi Suzumiya".

En el comité organizador de la exposición también están las productoras de "Naruto", "Neon Genesis Evangelion" y "Pocket Monster".

El evento nace como respuesta a la popular Feria Internacional de Anime de Tokio, convocada para el 24 y 27 de marzo y auspiciada por el Gobierno metropolitano, que dio luz verde a la polémica ley que ha sido considerada por las editoriales y productoras de manga y anime como una censura a la libertad de expresión y a la creatividad de sus dibujantes.

A pesar del boicot, el presidente del comité organizador de la Feria Internacional de Anime de Tokio, Shintaro Ishihara, aseguró que el evento seguirá adelante con quienes deseen participar en él, informó hoy Kyodo.

La Asamblea Metropolitana de Tokio aprobó el 15 de diciembre pasado una polémica ley que prohíbe a partir del 1 de julio la venta a los menores aquellos cómics que sean calificados por el Gobierno de la ciudad de "libros malsanos" por su contenido sexual.

La ordenanza también hace un llamamiento a la industria del manga y el anime para prevenir que los menores adquieran o accedan a material en el que se representen violaciones y crímenes sexuales, así como el que promueva el incesto.

Una semana antes a la aprobación de la ley, diez editoriales anunciaron que no iban a participar en la Feria Internacional de Tokio.

En la polémica intervino incluso el primer ministro japonés, Naoto Kan, quien subrayó a través de su blog la importancia tanto de la educación de los jóvenes nipones como de la industria del cómic y anime, e instó "a hacer un esfuerzo" para evitar que la feria deba ser cancelada.