Público
Público

Un profesor es apartado de su cargo tras ser acusado de insultar a sus alumnos

Una madre, la dirección del centro y los alumnos coinciden en que el docente trataba a los estudiantes de forma vejatoria. Le acusan de poner motes como "negrito", "ketama" (a un marroquí), "chinita" o de pro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Consejería de Educación ha apartado cautelarmente de su trabajo a un profesor del instituto de enseñanza secundaria Diamantino García Acosta de Sevilla que está acusado de insultar a los alumnos, según el director de Recursos Humanos del organismo educativo, Carlos Gómez Oliver. Al profesor se le ha abierto un expediente a instancias de la Delegación Provincial de Educación de Sevilla y ha sido apartado del puesto mientras que se resuelve.

El expediente se abrió tras la denuncia de una madre y después de que la inspección educativa contrastara la información disponible con la directiva del instituto, que está ubicado en la barriada La Plata. Según publicó el Correo de Andalucía, la madre puso la denuncia después de que el docente abofeteara a su hijo en el recreo. Ese gesto fue el último de una larga cadena de comportamientos inconvenientes, según este periódico. 

'Negrito', 'ketama', 'chinita'..., pero también'golfa' y 'maricón' 

El hombre, que había sido marino mercante antes que docente, ponía motes a los estudiantes. Según denunciaron los alumnos de dos clases de ESO, a un obeso le llamaba 'gordo', a un negro 'negrito' , a un marroquí 'ketama' y 'hachís' y a una niña china le cantaba 'chinita tú chinito yo'. A un joven afeminado le gritaba 'maripili'.  

La delegación de Educación de la Junta en Sevilla relató al Correo de Andalucía que cuando el profesor se enfurecía, gritaba e insultaba con violencia a los chavales: “Al marroquí le dijo que se fuera en patera, llamó golfa a una chica y maricón a otro porque tenía el latiguillo de decir mi arma”.

El profesor es interino e impartía desde hace dos años la asignatura de Física y Química y, según Educación, ya el año pasado causó problemas en el centro educativo por dirigirse a los alumnos con términos xenófobos o machistas.