Público
Público

El profesor de literatura que escribía sobre democracia

Tras participar en las manifestaciones de Tiananmen, pasó dos años en prisión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El caso de Liu Xiaobo, un profesor de literatura chino de 54 años, empezó a conocerse en Occidente por ser uno de los autores principales de la Carta 08, un manifiesto por la democracia redactado por un grupo de intelectuales chinos y difundido por internet en diciembre de 2008, coincidiendo con el 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El documento, que fue firmado por unos 300 académicos, escritores e intelectuales del país, exigía al Gobierno chino la introducción de reformas democráticas urgentes, como garantizar la libertad de expresión y un sistema de elecciones pluripartidista.

Aprovechando la escasa atención mediática de la prensa occidental el día de Navidad, las autoridades chinas condenaron el pasado 25 de diciembre a Liu a 11 años de cárcel por 'subversión al poder del Estado', un cargo habitual para encarcelar a disidentes y otros ciudadanos molestos para el Partido Comunista (PCCh). El juicio duró un día.

El activismo político de Liu se remonta a las manifestaciones estudiantiles en pro de la democracia en la plaza Tiananmen de Pekín, en junio de 1989, donde protagonizó una huelga de hambre. Inmediatamente después, fue encarcelado durante casi dos años. 'La matanza de Tiananmen me afectó profundamente', contó Liu en 2008 a la BBC.

Su Carta 08' reclamó reformas democráticas urgentes a Pekín

Desde entonces, ha sido víctima de acoso policial, discriminado en la vida académica y arrestado en diversas ocasiones. Su candidatura al Nobel de la Paz fue apoyada por el ex presidente checo Vaclav Havel, quien en 1977 participó en la redacción de la Carta 77, un manifiesto en pro de la democracia que inspiró a los autores de la Carta 08.

Liu permanece encerrado en una cárcel de Jinzhou, en la provincia Liaoning, en el extremo nororiental de China, donde comparte celda con otros cinco presos y tiene acceso limitado al teléfono, según el testimonio de su esposa, Liu Xia. Ella puede visitarlo una vez al mes, pero ayer se quedó en Pekín para poder seguir la entrega de los Nobel de la Paz en compañía de amigos. Los encuentros de la pareja duran una hora, son grabados y se realizan ante la presencia de dos guardias. Ayer, el disidente todavía no había podido ser informado de su premio.

'Liu estaría muy sorprendido si lo supiera, ya que nunca se imaginó ganar el Nobel de la Paz', dijo Liu Xia en unas declaraciones a The Wall Street Journal. 'Simplemente, sentía que su responsabilidad era luchar por los derechos de los que no tienen voz', añadió la mujer de Liu.

Fue condenado por 'subversión al poder del Estado' en un juicio de un día

'Sé que el presidente Obama ganó hace un año el Nobel de la Paz, pero nunca he oído hablar de Liu Xiaobo', reconoce Fu Jing, una guía turística de 26 años. Igual que miles de jóvenes chinos, Fu Jing no ha oído nunca hablar de Liu Xiaobo a causa de la censura oficial sobre los medios de comunicación e internet en su país.

No obstante, la proliferación de blogs y foros online, el acceso a webs de noticias extranjeras y el uso de servidores proxy que permiten torear la censura en la red hacen cada vez más difícil para Pekín impedir que una pequeña parte de la población tenga acceso a noticias de contenido políticamente sensible.