Público
Público

Profesores de economía proponen políticas alternativas a la crisis fuera del marco del euro

Ignacio Álvarez, Fernando Luengo y Jorge Uxó presentan 'Fracturas y crisis en Europa', un libro que muestra los diagnósticos, políticas y posibles soluciones a la "gran recesión" que sufren los ciudad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Este no es un libro de tres economistas, este es un libro de tres economistas comprometidos'. Así ha introducido Fernando Luengo, coautor de Fracturas y crisis en Europa, la presentación de su trabajo en el que, además de analizar las causas de la crisis -a la que los autores llaman la Gran Recesión-, muestra las respuestas que toman los Gobiernos ante ella y los efectos que sus medidas tienen. Por otro lado, los tres profesores proponen sus alternativas para salir de ella de una forma 'justa y sostenible', fuera del marco del euro.

'Este libro no hubiera surgido si no hubiera existido el 15-M', ha explicado Luengo durante su intervención en el debate en torno al libro que ha tenido lugar en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla. Junto a él se encontraban Jorge Uxó y Nacho Álvarez —los autores del libro y miembros del colectivo Econonuestra, cuyo blog se puede leer en Público—,  Gonzalo Álvarez —presidente de la Editorial EUDEBA—, Lourdes Lucía —directora de la Editorial Clave Intelectual— y José María Mella —catedrático de Economía— quien ha presentado el acto. Lo ha hecho diciendo que el trabajo de Luengo, Uxo y Álvarez 'es una búsqueda de salidas alternativas a la crisis y que tiene una carga social incompatible con la ideología dominante, el neoliberalismo'.

La desigualdad es causa y efecto de la crisis, ha explicado Mella para destacar una característica del libro. La desigualdad 'agrava la crisis, es el resultado de una economía de mercado financiarizada', ha insistido.    

A través de 8 capítulos, trabajados todos ellos en conjunto y divididos en 3 partes, los autores se centran en los desequilibrios y deficiencias que han provocado la construcción europea y la creación del euro. 'El euro ha favorecido a los desequilibrios entre países. Es un desestabilizador', ha explicado Uxó y que ha rebatido la idea según la cual 'la recesión se deja atrás y los sacrificios empiezan a dar frutos'. Ignacio Álvarez ha remarcado la idea de su compañero afirmando que 'el euro asfixia' y que, por lo tanto, 'hay una necesidad de refundación íntegra del proyecto europeo'. 

'Las políticas de austeridad se centran en regalar dinero a los bancos', ha expresado Luengo

'El proyecto europeo ha saltado en mil pedazos', ha explicado Luengo, 'hay otra lógica económica, otra forma de hacer las cosas' y ha instado a los asistentes a 'no creerse la narrativa' que utilizan los que tienen el poder. 'Las muy mal llamadas políticas de austeridad no son austeras. Se centran en regalar el dinero a los bancos con las manos llenas. Eso no es austeridad, eso es despilfarro'. 

Fernando Luengo ha expresado que lo que queda del proyecto europeo es 'un capitalismo sin consensos, sin izquierda, sin sindicatos y sin equilibrios' por lo que 'hay que hacer una revisión profunda de Europa'.

Entre los asistentes, el expresidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, ha puesto la mirada discrepante. 'Es verdad lo que nos han contado', ha dicho Borrell refiriéndose a los autores. 'Las cosas han ocurrido como nos han dicho que han ocurrido', pero también es verdad, según él, que 'nosotros no hemos aprovechado la oportunidad que nos dio el euro de grandes cantidades de dinero y bajos tipos de interés y, en vez de invertir en tecnología e innovación, nos pusimos a especular con la vivienda. Y eso, no es culpa del euro'.

'Nosotros no hemos aprovechado la oportunidad que nos dio el euro', ha afirmado Josep Borrell

'Vivimos en un sistema escasamente democrático', ha declarado el conocido dirigente socialista, 'hay que buscar alternativas pero que sean a corto plazo porque si nos ponemos a reflexionar, nos morimos'. Borrell cree que las propuestas del libro no las 'comprará' la ciudadanía. 'No solo la derecha malvada', ha aclarado, ' tampoco la mayoría social en Europa'.

En sentido contrario, Juan Hernández Vigueras, experto en Finanzas Internacionales, ha denunciado que 'la estructura europea se ha vaciado del poco contenido democrático que tenía' y que además los parlamentos de los estados miembros se han de ajustar en su actividad a los poderes y al dictado de la Comisión Europea. 

'El problema', ha aclarado Luengo, 'es la enorme cesión de soberanía que se ha hecho a los mercados'. Según el profesor, 'están tomando decisiones organismos no legitimados' y, el problema de fondo es que, 'los mercados se han apoderado de la agenda y son los que están gobernando'.

'En otro momento, el 15-M habría hecho tambalearse a algún gobierno', ha explicado Álvarez

Sin embargo, los autores han reconocido que en el contexto español, 'Europa y el euro están muy presentes', ha explicado Álvarez, por lo que 'cualquier alternativa progresista que plantee la salida del euro, lo tendría complicado'. Para ello, ha señalado Álvarez, sería necesario 'reunir a mucha gente en torno a un programa progresista'. La movilización del 15-M ha sido 'muy intensa'. Según Álvarez, 'en otro momento,  habría hecho tambalearse a algún gobierno pero ahora se enfrenta a un bloqueo institucional'.  

Los actores sociales 'existen y son muy diversos', ha afirmado Álvarez, 'pero continuamente se dan de bruces con algo, por lo que necesitan desatascarse con una alternativa electoral'.  Entre las alternativas se encuentran la de construir otra Europa, apostar por otro modelo productivo al servicio de los intereses de los ciudadanos, acometer verdaderas políticas de empleo, aumentar los salarios y el gasto social y, finalmente, una reforma fiscal más justa y equitativa que permita liberar recursos para una sociedad que quizá ya no pueda recuperar lo perdido en esta crisis.

Los coautores proponen debatir tanto la gestión económica en la Unión Europea así como los efectos políticos de sus gobiernos. Sus alternativas pasan por transformar los modelos productivos, conseguir un trabajo decente, un crecimiento basado en los salarios, reducir el endeudamiento, poner el sistema productivo al servicio de las necesidades productivas y sociales, superar la actual Unión Económica y Monetaria para refundar el proyecto europeo y poner en marcha una alternativa, con una evidente dimensión política.