Público
Público

"Tener un programa es como comprarse un piso nuevo"

El 15 de marzo Berto Romero se estrena como presentador en solitario en 'El Programa de Berto'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Berto Romero (Cardona, 1974) hace tiempo que dejó de ser el sobrino de Buenafuente. A sus 35 años, ha decidido independizarse profesionalmente de su tío (aunque no del todo) para presentar su propio programa.

¿No cree que se va de casa un poco tarde?

Es que no tengo la sensación de haberme independizado. Voy a seguir en Buenafuente cada día. Tengo más la sensación de haberme comprado un piso nuevo, una especie de picadero. Y nunca es tarde para eso, ¿verdad?

¿Cómo se llamará su programa?

El programa de Berto. ¿Obvio? ¿Poco imaginativo? Sí. Es el nombre que mejor describe lo que va a ser, así que decidimos ir con la verdad por delante.

¿Cuándo se emitirá?

Estrenamos el domingo 15 de marzo. Vamos al prime time del domingo, a las 22:30, y el programa tendrá una duración de unos 50 minutos.

¿La base será el humor?

Por supuesto. Va a ser un exceso de Berto en todos los formatos y registros posibles. Voy a hacer monólogo, gags, voy a cantar y bailar, y cualquier otra cosa que se nos ocurra. Será en directo y con público.

¿Tendrá invitados?

No habrá invitados ni entrevistas, pero sí que es posible que aparezcan caras conocidas.

¿Vamos a descubrir alguna nueva faceta suya? ¿Abandonará sus gafas falsas?

Seguirán conmigo. Y no hay muchas más facetas que no haya desarrollado ya en Buenafuente. Quizá una faceta gamberra e incorrecta algo más acentuada de lo habitual.

¿Uno de sus colaboradores será Buenafuente?

No, no. A Buenafuente ya lo veo en su programa cada día. No descarto que aparezca en algún momento sacando la cabeza por allí. Al ser de la familia Y no vamos a tener colaboradores. No, miento, he fichado al reportero Stefano.

¿Buenafuente le ha dado algún consejo de tío a sobrino?

El que me da siempre: que disfrute.

¿Le echará de menos?

No lo sé. Esto te lo podré contestar cuando ya haya empezado con el programa. Pero creo que no, porque El programa de Berto es precisamente eso, un espacio sólo para mí.

¿Qué le infundió más respeto: sustituir a Buenafuente o presentar su propio programa?

Sustituirle, sin duda. Mantener su proyecto sin desvirtuarlo, pero a la vez añadiéndole un sello personal era un reto muy complicado.

En Buenafuente, ¿cuánta parte hay de improvisación y cuánta de guión?

No te puedo dar un porcentaje, pero hay un guión sólido sobre el que improvisamos, regresando a él cuando necesitamos volver a encarrilar el programa.

¿Cree que ya ha aprendido de su tío todo lo que podía aprender?

Cada día aprendo algo nuevo con él. Su dominio del medio y del oficio es vastísimo, y me ayuda mucho verle trabajar. Nunca me he sentido limitado, si bien es cierto que siempre me he esforzado en acoplarme lo más posible a su estilo.

¿Qué tiene para ser tan buena escuela?

Talento, olfato y generosidad. Tres cualidades muy raras de encontrar juntas en la misma persona.

Guionista, locutor, presentador y actor, ¿cómo se definiría?

¿Qué te parece humorista? A mí me gusta.