Público
Público

Programa local EEUU reduce el alcoholismo y la violencia juvenil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Genevra Pittman

Un programa para que lascomunidades identifiquen y atiendan los riesgos de la saludjuvenil reduce el alcoholismo, el tabaquismo y la delincuencia,según indica un nuevo estudio.

Un equipo aseguró que el enfoque "Communities That Care" esuna forma de que las ciudades adapten estrategias basadas en laevidencia a las necesidades de su población infantil. Pero,para que funcione, hay que dedicarle tiempo y recursos.

"Hay mucha gente que se preocupa realmente por la vida delos jóvenes. Cuando tiene las herramientas y la tecnología paratrabajar, marca la diferencia", dijo J. David Hawkins, de laUniversity of Washington en Seattle.

La Administración de Servicios para el Tratamiento delAbuso de Sustancias y la Salud Mental de Estados Unidos ofrecegratuitamente los materiales sobre Communities That Care.

En la versión del programa que estudió el equipo deHawkins, líderes de comunidades locales analizaron losresultados de encuestas a los jóvenes para identificar losfactores familiares y comunitarios que los exponen a riesgospara la salud y los problemas de conducta.

Luego, esos padres, maestros y trabajadores de la saludeligieron de un "menú" cómo reducir los riesgos graves:programas de tutoría, materias del secundario orientadas alconsumo de alcohol y drogas, o sesiones educativos para lospadres de los jóvenes en riesgo.

El equipo comenzó el relevamiento en el 2003 con unos 4.400niños de quinto grado en siete estados. Los siguieron durantecinco años.

Al final, el equipo de Hawkins comparó el consumo dealcohol y drogas y la violencia juvenil de 12 ciudadespequeñas, donde se había utilizado Communities That Care, y de12 ciudades sin el programa. Participaron ciudades de Colorado,Illinois, Kansas, Maine, Oregon, Utah y Washington.

Cuando los niños estaban en décimo grado, los de lasciudades con el enfoque Communities That Care tenían menosconductas riesgosas. Dos tercios habían empezado a beberalcohol, comparado con tres cuartos en otras ciudades.

Y eran casi un 50 por ciento más propensos a fumar y un 20por ciento menos propensos a tener conductas delictivas.

Pero no hubo diferencia en la cantidad de niños que dijoque había consumido drogas ilegales o de venta bajo receta,según publica el equipo en Archives of Pediatrics andAdolescent Medicine.

El programa tiene sus costos, que el estudio no especificó.Según Hawkins, lo ideal es que cada comunidad cuente con unapersona que se dedique a coordinar líderes comunitarios eintervenciones. Todo esto tiene un precio.

Mark Feinberg, de la Pennsylvania State University, queexperimentó con Communities That Care, dijo que algunosestados, incluido el propio, comenzaron a respaldar lasintervenciones basadas en evidencia o a entregarles incentivosa las ciudades que las implementan.

En el largo plazo, señaló, esas intervenciones "ahorrandinero, en especial las que reducen la delincuencia". Menosviolencia y consumo de alcohol y drogas se traduce en mástrabajadores y contribuyentes, y menos víctimas de delitos.

El Instituto Nacional sobre Abuso de Sustancias y otrasagencias de los Institutos Nacionales de Salud de EstadosUnidos financiaron el estudio. Uno de los autores integra eldirectorio de Channing Bete Company, distribuidor de algunosmateriales utilizados en el estudio.

FUENTE: Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine,online 3 de octubre del 2011