Público
Público

La prohibición de los minaretes llega a Estrasburgo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un ex responsable de una mezquita de Ginebra ha presentado un recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo contra la prohibición de Suiza respecto a los minaretes, informaron el miércoles los medios suizos.

Hafid Uardiri, ex portavoz de la mezquita, dijo a la televisión Suisse Romande que había remitido una apelación afirmando que el referéndum suizo contraviene la Convención Europea sobre Derechos Humanos, específicamente la garantía de libertad religiosa y la no discriminación.

La consulta del 29 de noviembre, que se saldó con la prohibición de la construcción de nuevos minaretes en Suiza, puso en apuros al país neutral y el ministro de Justicia dijo que podría afectar a las exportaciones y al turismo.

No fue posible contactar con Pierre de Preux, abogado de Uardiri, para que comentara la noticia. El martes dijo que se había enviado una carta al Gobierno federal suizo y a todos los miembros del Consejo de Europa informándoles de la queja de Uardiri.

Thorbjörn Jagland, secretario general del Consejo de Europa, dijo el mes pasado que la consulta despertó la preocupación sobre "si los derechos fundamentales de los individuos, protegidos por tratados internacionales, deberían ser objeto de votaciones populares".

"Ahora será el Tribunal Europeo de Derechos Humanos el que decida, si se le remite la solicitud, si la prohibición de construir nuevos minaretes es compatible con la Convención", dijo en un comunicado el 30 de noviembre.

Los demandantes pueden agotar el sistema legal en su país antes de llevar su queja a Estrasburgo, pero el máximo tribunal suizo no puede dictaminar sobre casos que hayan salido de un referéndum.

Un 57,5 por ciento de los votantes apoyaron la prohibición nacional de construir minaretes en el referéndum respaldado por el Partido Popular suizo, que dijo que se oponía a la "islamización de Suiza". Su cartel de campaña mostraba la bandera suiza cubierta con minaretes en forma de misil.

El país centroeuropeo, que no pertenece a la UE, tiene siete millones de habitantes y en él viven unos 300.000 musulmanes, principalmente de Bosnia, Kosovo y Turquía.