Público
Público

"Prohibir es una palabra nefasta"

Las asociaciones taurinas se muestran "optimistas" y auguran un buen futuro a la Fiesta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los taurinos se aferran a la esperanza de que en el debate parlamentario no se certifique la defunción definitiva de las corridas de toros, después de que el Parlament abriese hoy la puerta a su prohibición al aceptar que se tramite una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) en ese sentido. Las asociaciones que engloban el sector han coincidido al mostrarse 'optimistas' al augurar un buen futuro a la Fiesta.

El presidente de la plataforma en Defensa de la Fiesta, Luis Corrales, ha asegurado que 'todavía queda mucho partido' para convencer a los diputados. Corrales ha restado importancia a la decisión del Parlament, aunque ha asegurado que el debate nace 'viciado de antemano'.

Los defensores catalanes de la tauromaquia han adelantado además que rechazarán realizar corridas a la portuguesa, en las que el toro no muere en la plaza.

El presidente de la Federación Taurina de Catalunya, Luis María Gisbert, ha justificado este estado de optimismo en que 'hoy se ha visto que casi el 50% de los catalanes están a favor de la Fiesta'. Según él, 'ha sido una votación por un lado triste porque evidentemente no queríamos que saliera para adelante la ILP, pero por otro es también en cierto modo positiva, ya que se ha demostrado que Barcelona no es tan antitaurina como algunos querían dar a entender. La diferencia de votos ha sido muy justa y esto es lo que nos hace pensar y confiar que los toros en Catalunya perdurarán', dijo.

Juan Manuel Moreno Menor, secretario general de la Unión Nacional de Empresarios Taurinos, ha reconocido que los resultados 'no son tan malos como esperábamos', aunque también se ha lamentado del 'poco respaldo del Gobierno hacia el sector taurino'. 'Como aficionado es una lástima que pretendan acabar con los toros en Barcelona. Allí hay muchísima gente aficionada a los toros, pero las instituciones en aquella comunidad están tomando una tónica prohibicionista con todo lo relacionado con España, todo lo que tenga el apelativo de nacional es malo, y si encima el Gobierno central les respalda estamos acabados'.

Pedro Balañá, propietario de la Plaza Monumental, aseguró que la prohibición es 'una limitación a la libertad de las personas que mantienen y sienten esta tradición (...). No tengo más que decir que lamento que pueda llegar a prohibirse una de las tradiciones con más arraigo en Barcelona y en Catalunya'. Según Balañá, supondría 'una limitación a la libertad de las personas que mantienen y sienten esta tradición'. 

El empresario taurino Óscar Chopera dijo que 'no está todo perdido', debido que el trámite legislativo aún está abierto. 'Lucharemos por defender nuestro patrimonio cultural y taurino', subrayó Chopera, para quien lo ocurrido en Catalunya es un tema 'más político' que taurino. 'No han respetado la capacidad y libertad de las personas que quieren asistir a los toros en Catalunya. Prohibir es una palabra nefasta'.

El torero Enrique Ponce señaló que la admisión por el Parlament de la propuesta para prohibir las corridas de toros es 'un ataque político utilizando la Fiesta contra algo muy español'. Según el diestro valenciano, 'es lamentable que por nuestra desidia, una vez más, los taurinos no hemos sabido defender nuestros intereses. Aunque quizás estamos todavía a tiempo'.

Su apoderado, Salvador Boix, dijo que no es 'más pesimista que ayer' dado que las votaciones 'han sido más ajustadas de lo que se preveía'. Hoy se ha demostrado, apuntó, que 'no existe una mayoría prohibicionista tan grande como algunos pretendían dar a entender, y eso es positivo'. 'Ahora es cuando hay que unirse más que nunca trabajar duro y debatir para defender lo que es nuestro y nos quieren quitar', añadió. 



El torero Serafín Marín ha reaccionado de una forma 'no tan negativa como se preveía', pues aunque 'quería ganar a toda costa, dados los resultados tan estrechos los ánimos del sector taurino son buenos'. 'En mi mente sólo estaba la idea de que se aprobasen las enmiendas a la totalidad para que los que los fantasmas del antitaurinismo en Catalunya se espantasen para siempre. No ha sido así, habrá que seguir luchando, pero estoy convencido de que al final nos impondremos'.

Serafín Marín, máximo exponente de los toreros catalanes de la actualidad, ha hecho un llamamiento a la unidad. 'Ahora hay que ser una sola voz, unirnos más que nunca los toreros, profesionales del sector, prensa taurina, todo el mundo, para que los toros sigan siendo un patrimonio de Catalunya. Estoy plenamente convencido de que lo seguirán siendo por muchos años'.

Marín es uno de los ejemplos más relevantes de reivindicación de la fiesta de los toros en Catalunya. Ha toreado en Barcelona luciendo una barretina en lugar de una montera e incluso exhibiendo una senyera catalana siempre que ha salido a hombros. 'Todo lo que tenga en mi mano para que sea así lo haré. Siempre he defendido la Fiesta en mi ciudad, en mi tierra, y lo seguiré haciendo, pues mi deseo es seguir toreando y triunfando en La Monumental muchos años más'.