Público
Público

La promesa de austeridad no impide que los alcaldes suban los sueldos

Decenas de consistorios españoles adoptan como primera medida de legislatura incrementos salariales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Es un experimento muy sencillo. Sin valor estadístico, pero con capacidad para medir la temperatura del enfado de los ciudadanos. Se escoge al azar en el listín telefónico media docena de números de domicilios ubicados en municipios que aprobaron subidas de sueldo al alcalde o a los miembros de la corporación tras los comicios del 22 de mayo. Cuando responden a la llamada, los consultados demuestran estar perfectamente al tanto de que el regidor de turno cobrará en esta legislatura más que en la pasada. Incluso algunos clavan el porcentaje de incremento con una exactitud milimétrica mientras se preguntan dónde quedan la promesa de austeridad repetida hasta la saciedad durante la campaña electoral. Y que aún cobró más relevancia con la irrupción del Movimiento 15-M.

En las últimas semanas, los plenos de decenas de ayuntamientos españoles han dado luz verde a la estructura de los consistorios para los próximos cuatro años incurriendo en una contradicción en tiempos de crisis: salarios más altos. No siempre se trata de pequeños ajustes. Hay episodios contrastados en los que el porcentaje de subida está por encima del 60%.

En algunos casos, los responsables del incremento de ingresos justifican la subida atendiendo a que sus retribuciones llevaban años congeladas. En otros, explican que la variación salarial simplemente les equipara a la del resto de municipios con una población similar dentro de una misma comunidad. Pero lo cierto es que más de uno de estos alcaldes se ha visto obligado a dar marcha atrás o a comparecer ante los ciudadanos para justificar la subida salarial.

A continuación, se escogen algunos de los casos más llamativos.

Alzas de hasta el 60% para los concejales

El PP gobierna la localidad malagueña de Fuengirola (71.783 habitantes) con mayoría absoluta. Su alcaldesa es Esperanza Oña, portavoz parlamentaria de los conservadores andaluces. A comienzos de julio, el pleno del Ayuntamiento aprobó por unanimidad un significativo incremento de las retribuciones de sus concejales. Los porcentajes oscilan entre el 20 y el 60%. No pasa por alto que Oña integra las filas del PP. Y que su jefe, Mariano Rajoy, ha intentado hacer de la austeridad una de las señas de identidad de su formación.

El equipo de la alcaldesa de Fuengirola sostiene que los salarios de los concejales del Ayuntamiento se adecúan a lo establecido por la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) e insisten en que fue aprobado 'por unanimidad' por todos los grupos con representación en el Consistorio. 'Se trata de algo justo y equitativo', remachan.

Para sostener esta afirmación, las mismas fuentes explican que incluso con el salario ya revisado, los ediles perciben el 30% menos de lo que establece la FAMP. La última resolución del citado organismo sobre recomendaciones en materia de retribuciones de cargos electos locales establece que los miembros de la Corporación con dedicación exclusiva no deberían embolsarse más del 90% del sueldo del alcalde.

En Fuengirola, por su población, la alcaldesa tiene equiparados sus emolumentos a los de un viceconsejero de la Junta, con un tope máximo para 2011 de 63.704 euros. El caso de Oña es peculiar, porque no cobra del Ayuntamiento, sino del grupo parlamentario. Según la tabla de retribuciones de la Cámara, le corresponden 14 pagas de 4.400 euros dietas a parte. Con el nuevo esquema salarial, los más beneficiados son los ediles del PP con dedicación exclusiva, a los que les corresponden cerca de 45.000 euros, un 60% más que la pasada legislatura. 'Parece muy escandaloso', reconocen en el Consistorio. 'Pero teníamos concejales mileuristas', precisan mientras argumentan que con estas medidas pretenden 'dar nivel y calidad a los representantes públicos'.

'Pocos abogados se van a meter en política con sueldos inferiores a los 1.000 euros mensuales, se trata de dar valor al ejercicio de la política', zanjan en el equipo de la alcaldesa. IU y PSOE también han salido beneficiados de este ajuste salarial. Para la nueva legislatura a cada uno de los grupos le pertenece un concejal con media liberación. Estos percibirán 16.000 euros anuales.

Un salario digno del presidente de la Xunta

La oposición ha puesto el grito en el cielo. Carlos Negreira (PP), alcalde de A Coruña (246.000 habitantes) cobrará más de 72.000 euros brutos al año. Con esto, se ha convertido en el regidor mejor pagado de Galicia, según han denunciado los grupos de la oposición. Es más, su retribución supera en 300 euros el sueldo anual del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, uno de los dirigentes conservadores que más pronuncia la palabra 'austeridad' en sus discursos.

El pleno en el que se aprobó la retribución de Negreira se celebró el pasado jueves. En este, la portavoz del Grupo Municipal Socialista, Mar Barcón, acusó al regidor de ser el más 'caro' de los últimos 28 años. Los socialistas se abstuvieron en la votación. IU y el BNG votaron en contra, pero bastaron los votos delPP para que las nuevas retribuciones recibieran luz verde.

El anterior alcalde, el socialista Javier Losada, no percibía cantidad alguna como regidor. Anualmente, se embolsaba unos 63.000 euros por ejercer como senador. Así, Negreira ganará unos 8.000 euros anuales más que su antecesor en el cargo.

Sin entrar a valorar el fondo de la cuestión, en el Grupo Municipal del PP aseguran que el nuevo Gobierno local ha reducido todo el gasto superfluo. E insisten en que el coste del funcionamiento del Gobierno en este mandato descenderá esta legislatura el 3,3%.

Un 40% más paralos cargos del PP

El municipio de Alpedrete (15.000 habitantes) está ubicado al noroeste de la Comunidad de Madrid. Desde 2003 su alcaldesa es la conservadora María Casado. Y desde ese año, cuentan sus colaboradores, los salarios del Gobierno habían estado congelados.

Esta es precisamente la explicación que los miembros del equipo de Casado están dando en los últimos días a todos los ciudadanos que les paran por la calle para preguntarles si es verdad 'lo que cuentan los periódicos'. Es decir, que se han aprobado subidas del 40%.

El salario más alto es el de la alcaldesa, que con la denominada 'actualización' pasará a percibir un sueldo mensual neto de 2.500 euros (47.600 euros brutos anuales), según fuentes del Ayuntamiento.

Las mismas fuentes reconocen que pudo haber sido 'un error' congelar los sueldos desde 2003, pero que la subida es 'razonable' para un equipo que 'trabaja por el pueblo las 24 horas del día'. 'A nosotros también nos sube la factura de la luz', remachan en el equipo de María Casado.

Pese a reconocer lo 'escandaloso' que puede resultar para los ciudadanos en época de crisis que los políticos ganen un 40% más de lo que percibían la anterior legislatura, en Alpedrete están convencidos de que la mayor parte de los vecinos entenderán la medida. Para ello, barajan enviar algún tipo de información explicativa a los domicilios. 'Otros, una minoría se quedarán con el porcentaje', asumen.

'A pesar de que tanto la oposición como los sindicatos quieran transmitir una imagen distorsionada del PP, nuestra bandera seguirá siendo el trabajo, la honradez, la transparencia y la austeridad', precisó la alcaldesa el día que se anunció la 'actualización de sueldos políticos'.

Hasta el 31% máspara los concejales

A 23 kilómetros de Madrid se ubica Tres Cantos (42.000 habitantes). Su Ayuntamiento está en manos del conservador José Folgado, que ha iniciado la legislatura con la polémica de los sueldos como telón de fondo. La historia se remonta al pasado 17 de junio, cuando la nueva Corporación Municipal celebró su primer pleno. En este, según cálculos de IU, el PP con apoyo del PSOE acordaron una subida salarial de los concejales de entre un 16% y un 31%.

Pese a lo impopular de la medida, máxime en tiempos de crisis, Folgado justifica la que fue la primera iniciativa de su Gobierno en base a la necesidad de 'dignificar el trabajo de los políticos' del municipio. 'Para ello explica,hemos tomado como referencia a Colmenar Viejo, por ser nuestro origen y municipio vecino, por tener una población casi idéntica, por tener unas finanzas saneadas como las nuestras (deuda cero a 31 de diciembre) y porque tienen estipuladas unas remuneraciones dignas para sus concejales y en la mediade la región'.

Una subida superioral 30% para el regidor

Salpicado el 2009 por el caso Pretoria, el municipio barcelonés de Sant Andreu de Llavaneres (10.300 habitantes) ha vuelto a ocupar las páginas de los periódicos por las subidas de sueldo del equipo de Gobierno, en manos de CiU con el apoyo del PP.

Fue tras el pleno del pasado 16 de junio cuando el alcalde, Bernat Graupera, incrementó su salario el 31%, hasta los 3.874 euros brutos mensuales. Fue su forma de dar carpetazo a una iniciativa de ERC de la pasada legislatura que hizo que sus retribuciones bajaran de los 4.150 euros brutos mensuales a 2.900 euros.

En el equipo del alcalde destacan que sus emolumentos están en base a las recomendaciones de la Federación Catalana deMunicipios.

El alcalde que indignó a los ciudadanos

Mollet del Vallès (52.495 habitantes) está en Barcelona. El PSC gobierna en minoría con 12 concejales. Josep Monràs, a la cabeza. La historia del reciente incremento salarial de la corporación municipal ha sido tan polémica que el equipo de Gobierno se ha visto obligado a rectificar en los últimos días con el anuncio de un pleno, previsto para la semana que viene, en el que, entre otros puntos, se abordará la reducción del sueldo del regidor (65.000 euros).

Pero la polémica viene de lejos. Primero, se había anunciado que su salario subía un 32%, de 59.000 a 78.000 euros brutos anuales. Más tarde, el regidor rectificaría y él mismo anunció en rueda de prensa un incremento del 10%. Esta es la tercera legislatura de Monràs en Mollet. Hasta la fecha, percibía más de 80.000 euros anuales como responsable de Deportes de la Diputación de Barcelona.

La oposición considera que su alza iba encaminada a cobrar una cantidad similar a la que percibía de la Diputación.