Público
Público

Promueven en Japón la vacunación posparto contra la rubeola

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las embarazadas vulnerables ala infección por el virus de la rubeola deberían recibir lavacuna inmediatamente después del parto, afirma un equipo deexpertos de Japón.

Según lo publicado en BJOG, esto se aplica a otros paísesavanzados con problema de rubeola.

Los doctores Akiko Shoda, Masaru Hayashi y Noriyuki Inabaexplicaron a Reuters Health que esta recomendación deberíainteresar a Europa.

En Estados Unidos, entre 1994 y el 2006 se registraronapenas 63 casos de rubeola; 57 de ellos en estudiantesjaponeses que habían viajado a su país.

El equipo de la Universidad de Medicina de Dokkyo, enTokio, señaló que los japoneses conocen los peligros de lainfección. En el 2007 hubo un brote importante, que afectóprincipalmente a los adultos jóvenes sin vacunar.

Los autores observan que es un problema que se mantiene"porque muchas mujeres que no fueron vacunadas en la niñezestán llegando a la edad reproductiva".

Con la intención de eliminar la rubeola e investigar laefectividad de la inmunización posparto, el equipo determinólos niveles de anticuerpos al virus de la rubeola en 751embarazadas.

La prevalencia de la sensibilidad a la rubeola varió entreel 10 y el 20 por ciento; la mayor prevalencia se registró enlas menores de 24 años.

Luego, el equipo eligió a 44 mujeres con bajos niveles deanticuerpos en sangre y las vacunó entre los 6 y 18 mesesdespués del parto, ya que la vacuna con virus vivo no debeusarse durante el embarazo.

Al mes, todas menos una mujer había desarrollado inmunidadsin efectos adversos.

El equipo concluyó que deberían medirse los niveles deanticuerpos en sangre en las embarazadas durante el primertrimestre y que aquellas sin anticuerpos en sangre o con bajosniveles inmunidad al virus de la rubeola deberían recibir lavacuna después del nacimiento de sus hijos.

En los países en desarrollo sin programas nacionales devacunación, la mayoría adquiere rubeola antes de la edadreproductiva. Pero en los países desarrollados, como algunos enEuropa, la cobertura insuficiente de esos programas hace quecompartan los riesgos de Japón.

FUENTE: BJOG, 2010