Público
Público

La propuesta de la CEOE no convence a nadie

CCOO y UGT acusan a Gerardo Díaz Ferrán de romper "unilateralmente" la negociación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La propuesta de la CEOE para cerrar un acuerdo en materia de diálogo social ha disgustado al Gobierno, que ha expresado su malestar por la actitud de los empresarios, y ha sido rechazada por CCOO y UGT quienes acusan a Gerardo Díaz Ferrán de romper 'unilateralmente' la negociación.

En su propuesta, la CEOE ahora no pide una rebaja concreta de las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social, cuando hasta ahora había pedido 5 puntos, lo que ha imposibilitado el acuerdo con el Gobierno y los sindicatos. Al respecto, en una nota emitida esta noche el Ministerio de Trabajo e Inmigración expresa el 'profundo malestar' que hay en el Gobierno con la actitud mantenida por la CEOE.

Trabajo recuerda que el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, fue 'incapaz' de explicar, en la cena celebrada ayer en Moncloa, las razones por las que no aceptaba el documento que sí habían consensuado ya sindicatos y Gobierno.

Critica que los sindicatos al no poder justificar su negativa se comprometieron a enviar, a las doce del mediodía, una propuesta alternativa que llegó al Ministerio a las 'siete de la tarde, con lo que se imposibilitaba de facto la celebración de una reunión hoy'.

Sin embargo, el Ministerio precisa que 'lo que realmente ha causado un profundo malestar en el Gobierno es el contenido de la propuesta que, no sólo no respeta las líneas rojas en las que se basaba todo el proceso de diálogo, sino que por ejemplo exige que los trabajadores no tengan posibilidad de defensa jurídica en caso de despido'.

Por ello, el Ministerio anuncia que ha convocado esta misma noche a sindicatos y a empresarios a una reunión mañana por la tarde 'en la que se intentará que los empresarios expliquen a qué se debe su cambio de actitud, al exigir unas medidas que en ningún caso y por distintas razones, ni el Gobierno ni los sindicatos pueden admitir'.

Iguales de contundentes en sus criticas han sido CCOO y UGT, que en un comunicado conjunto, acusan a Díaz Ferrán de 'romper unilateralmente' la presente etapa de diálogo social por su 'falta de credibilidad'.

Además, sostienen que la CEOE no ha respetado 'ni en la forma ni el fondo' el principio de 'lealtad' implícito a toda negociación. Fuentes de la CEOE explicaronque no piden una disminución concreta porque 'estamos en la negociación'.

Sobre el otro tema central del diálogo social, el pago de 420 euros al mes a los parados que hayan agotado su cobertura por desempleo y carezcan de rentas, la patronal dice que es necesaria pero tampoco se pronuncia sobre plazos.

Los sindicatos demandan un año, mientras que el Ejecutivo ofrece seis, prorrogables a otros seis en función de la situación económica y que la reciban 'nuevos beneficiarios'.

La CEOE también emplaza a sindicatos en su texto a que, a partir del 1 de septiembre, se abra una segunda fase de negociaciones para implantar reformas estructurales que afecten al mercado laboral, a la fiscalidad, a la educación y a la sanidad.

Sobre la posibilidad de que finalmente no se llegue a un acuerdo ya está trabajando el Gobierno y, según las fuentes consultadas por la agencia EFE, esto supondrá que el Ejecutivo legisle sobre la materia.

En la polémica también entraron hoy el presidente del PP, Mariano Rajoy, y el portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, Josep Antoni Durán i Lleida, quienes exigieron a Zapatero que, ante el fracaso del diálogo social, legisle.

Rajoy acusó al Ejecutivo de llevar años sin hacer nada en el diálogo social y a Zapatero de buscar una foto con los agentes sociales porque 'le han entrado las prisas, que son malas consejeras'. Durán i Lleida advirtió a Zapatero de que 'no puede excusarse ni esconderse detrás del diálogo social'.

Desde IU, su diputado Gaspar Llamazares ve serios 'peligros' en el diálogo social por la 'actitud salomónica' del Gobierno y la 'voracidad' de la patronal, por lo que pidió la comparecencia urgente de Celestino Corbacho en el Congreso.

El presidente de los empresarios, Gerardo Díaz Ferrán, tiene cada vez más problemas con sus compañías. Si hace unos días, los trabajadores de Newco, empresa de servicios en aeropuertos (handling), denunciaban impagos en sus nóminas, ahora son los empleados de Air Comet quienes acumulan retrasos de un mínimo de dos meses, como admite la propia aerolínea.

Para Díaz Ferrán, lo que cuenta es que la compañía aérea está aguantando sin hacer un expediente de regulación de empleo (ERE), aunque eso suponga que muchos de los casi mil empleados de Air Comet lleven sin cobrar hasta cuatro meses en algunos casos. En cualquier caso, Díaz Ferrán ya recurrió al ERE para reducir un 70% la plantilla de un millar de trabajadores que tenía Newco.

En plena negociación del Diálogo Social, Díaz Ferrán, necesitaría ayuda para convencer a la banca de que le preste más dinero que inyectar a Air Comet. Según la empresa, el consejero delegado de la aerolínea, Ignacio Pascual (hijo de Gonzalo Pascual, el socio de Díaz Ferrán), está negociando con las entidades financieras. El directivo ha convocado el lunes a los sindicatos, que se plantean anunciar una huelga. - S. R. ARENES