Público
Público

Los protagonistas de la Transición coinciden en que debe modificarse la Constitución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Manuel Fraga, Santiago Carrillo, Juan Carlos Rodríguez Ibarra e Iñaki Anasagasti han coincidido esta noche en señalar que, aunque la Constitución sigue "sirviendo", sería necesario modificarla para adaptarla a los nuevos tiempos.

Los cuatro dirigentes políticos han participado esta noche en una edición especial de "59 segundos" con motivo del 30 aniversario de la Constitución española.

El presidente fundador del PP, Manuel Fraga, ha considerado que la Constitución es "flexible" y sigue sirviendo hoy en día "lo cual no quiere decir que no sea perfectible".

Por su parte, el ex líder comunista Santiago Carrillo, tras señalar que la Carta Magna "sigue siendo válida", se ha mostrado partidario de "completarla sobre la base de la experiencia y de la realidad de hoy".

En este sentido, se ha referido al papel de la Iglesia y ha lamentado que "lo que se dice en la Constitución sobre la aconfesionalidad del Estado todavía no ha terminado de aplicarse".

"Seguimos sin que haya separación de la Iglesia y el Estado, y creo que esas son cuestiones que hay que ir resolviendo", ha indicado.

El ex presidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra ha explicado, en este sentido, que "se han generado nuevas situaciones que exigen nuevos derechos que esta Constitución no contempla y deberían ser contemplados".

Para el senador del PNV Iñaki Anasagasti en la Carta Magna hay aspectos que son "absolutamente válidos", aunque considera que "necesita retoques importantes".

El debate sobre la memoria histórica ha estado presente también en este programa especial.

Así, Fraga ha considerado que la apertura de fosas "se puede hacer sin memoria histórica", por un "procedimiento más sencillo", ya que, en su opinión se debe "mirar hacia delante, y no mirar hacia atrás".

"Si miramos hacia atrás volvemos a la primera guerra carlista", ha espetado el ex presidente de la Xunta de Galicia, que opina que "es mejor dejar las cosas como están".

Carrillo, por el contrario, ha indicado que las familias de las personas que están en las fosas tienen "el derecho", e incluso "el deber" de dar sepultura a los que están ahí enterrados.

"Eso no se podía plantear en la Transición porque hubiera roto toda posibilidad de acuerdo, pero después de 30 años de Democracia, cuando han surgido nuevas generaciones, cuando la gente ha perdido ya el miedo que tenía en otras épocas, resolver esa cuestión" es esencial, ha añadido Carrillo.

También ha subrayado que "no se trata de juzgar ahora en un tribunal las responsabilidades de los que hicieron eso", sino de "rehabilitar" y "reivindicar el honor y la dignidad" de las personas que están enterradas en las fosas y que "no tienen por qué continuar siendo ocultadas".

Rodríguez Ibarra considera, por su parte, que "no molestaría a nadie" que la gente quiera "recuperar a sus seres queridos". "A lo único a lo que yo me opongo es que a los criminales de uno y otro bando se les haga honores", ha concluido.

Anasagasti ha afirmado que "si algo tiene la ley de memoria histórica" es que "pone las cosas en su sitio".

"Aquí hubo una dictadura feroz, cruel, que persiguió con saña a la población. Aquí hubo terrorismo de Estado durante mucho tiempo. No se trata de recrearnos en ese pasado, pero por lo menos que las nuevas generaciones conozcan lo que ocurrió durante 40 años de dictadura", ha aseverado.