Público
Público

'Protect me', movimiento contra la parálisis social

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Protect me se representó por primera vez el 27 de octubre de 2010. Según Falk Richter, enfant terrible de la escena internacional y uno de sus creadores, “el espectáculo trata el tema de la crisis, que ha provocado que el estado de excepción se vea como algo normal. La gente no sabe cómo comportarse en esta situación, y lo que tratamos de buscar era una nueva resistencia política”. Meses después, las plazas de medio mundo se llenaron de indignados y nacieron movimientos como Ocuppy Wall Street.

Ahora, el espectáculo llega por primera vez a España, gracias al esfuerzo conjunto del Teatro Central de Sevilla y el Teatro Español de Madrid, los emplazamientos en los que se podrá disfrutar de él. La más que prestigiosa Schaubühnne, factoría teatral alemana a la que pertenece Richter, ha sido la encargada de la producción, junto a la compañía de danza de la holandesa Anouk van Dijk.

Con cinco actores y cuatro bailarines en escena, Protect me pretende ser un espectáculo total, y para ello ocupa todo el espacio escénico del teatro y mezcla diferentes disciplinas. “Falk y yo buscamos temas de interés común, que nos permitan expresarnos, y a un grupo de actores y bailarines que sepan expresarse bien a cualquier nivel. Ese es el punto de partida desde el que creamos textos y movimientos”, explica van Dijk. “Nuestro proceso de trabajo es largo y transcurre en un ambiente de estudio”, aporta Richter, que añade: “Los intérpretes aprenden del trabajo mutuo, y son gente abierta, dispuesta a compartir hasta tal punto que ya no se sabe bien quién pertenece a cada grupo”. La idea es crear a un superperformer.

Volviendo sobre la crisis, van Dijk expone la forma en que el espectáculo se enfrenta a ella: “Hay una desorientación, una tormenta sobre nosotros, y no sabemos cómo resistir. Traducimos ese sentimiento físicamente, los intérpretes desarrollan su actividad desde el punto de vista de la expresión de una energía”. Richter, que ha dedicado parte de su obra a temas de actualidad política, señala que “la inseguridad en el espacio político influye en el ámbito personal. La dureza de la música del espectáculo, que rompe los cuerpos, se contrapone a la búsqueda de protección y calor humano de las personas”.

No solo de la realidad política se nutre Protect me, que tiene mucho de  la vida personal de sus creadores. “Hay un actor que tiene 85 años, como mi padre”, reconoce Richter. “Vio cómo se vino abajo el régimen nacional socialista y que ahora pasa lo mismo. Otro personaje más joven se pregunta cómo puede intervenir políticamente”.   

Anouk van Dijk, creadora de la Countertechnique (la “contratécnica”), que pone en entredicho algunos de los valores generalizados en el mundo de la danza, se refiere a la particular noción de belleza que reina en el espectáculo: “Yo la encuentro en un bailarín que toma riesgos, se tropieza y se levanta, luchando contra las fuerzas contrarias, no en la perfección del control y la elegancia”. En definitiva, Protect me es una ambiciosa llamada a la liberación social a través de la acción.