Público
Público

Proteína C reactiva no es causa de problemas cardíacos: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Julie Steenhuysen

Los niveles elevados de un compuestollamado proteína C reactiva (PCR) serían una señal de posiblesataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares (ACV) y cáncera futuro, aunque no parece ser la causa, informaroninvestigadores.

Un análisis publicado en la revista The Lancet intentaresolver un debate prolongado sobre la PCR: si es una señal dealerta de problema cardíaco o una causa directa.

Algunos estudios sugirieron que la proteína, que estávinculada con la inflamación, sería tan importante como elcolesterol alto a la hora de provocar enfermedad cardíaca.

Un equipo dirigido por John Danesh, de la University ofCambridge en Gran Bretaña, y otros 269 científicos recolectarondatos de 54 estudios a largo plazo sobre más de 160.000personas en 18 países.

Los expertos demostraron que la PCR está relacionada con elriesgo futuro de ataques al corazón, ACV y muertes por varioscánceres, enfermedad pulmonar crónica, lesiones y otrascondiciones.

Pero la mayoría de los resultados que asocian la PCR con laenfermedad cardíaca eran explicados por otros factores deriesgo ya conocidos, como tabaquismo, hipertensión, obesidad ycolesterol elevado.

El equipo manifestó que los hallazgos reducen lasposibilidades de que la PCR sea una causa de enfermedadcardíaca.

El doctor S. Matthijs Boekholdt, del Centro MédicoAcadémico de Amsterdam, en Holanda, dijo en un comentario queno creía que el estudio resuelva la pregunta sobre si la PCRconduce a un mayor riesgo de enfermedad cardíaca o si essimplemente un indicador del problema.

No obstante, Boekholdt indicó que el estudio sugiere queesta proteína aún sería útil como método para saber si otrosmedicamentos, como las estatinas, están disminuyendo esosriesgos.

"Aunque la PCR resultase no ser causa directa de laenfermedad cardiovascular, sería útil para identificar a laspersonas con riesgo cardiovascular y para cuantificar laeficacia de nuestras intervenciones", escribió Boekholdt.