Publicado: 04.01.2013 11:40 |Actualizado: 04.01.2013 11:40

¿Por qué protestan los trabajadores del metro de Madrid?

Denuncian que la empresa no les ha pagado los incrementos salariales pactados en convenio desde 2011 ni la paga extra de Navidad. La compañía arguye que ese dinero es el que han dejado de ingresar todos los empleados públicos tr

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los trabajadores de Metro de Madrid se han mostrado muy combativos en 2012 en defensa de sus derechos. En marzo, los sindicatos convocaron paros parciales para protestar por el "incumplimiento" del convenio colectivo firmado, el "empeoramiento" en la aplicación de la jubilación parcial o el recorte de derechos sociales que, a juicio de los trabajadores, suponía la eliminación de la contratación de personal a tiempo indefinido.

Ya en septiembre, los 7.500 empleados del suburbano comenzaron a rebelarse contra el real decreto aprobado en julio por el Gobierno de Mariano Rajoy y que contemplaba la eliminación de la paga extraordinaria de Navidad a todos los empleados del sector público. A juicio de las centrales con representación en la empresa, a los empleados de Metro no sólo se les resta la paga, sino que la empresa contabiliza algunas cantidades contempladas en el salario que aumentan la cantidad final recortada. Según los cálculos de los sindicatos, un trabajador del suburbano perdió de media 3.000 euros en 2012 por este tijeretazo.

Tras paros aislados en octubre y noviembre, en diciembre, los trabajadores retomaron sus protestas con 10 días de paros parciales, algunos de ellos coincidiendo con fechas clave para el comercio y el tránsito en la capital. La reclamación del cumplimiento del marco de relaciones laborales volvió a convertirse entonces en el epicentro de las protestas.

Según señala Público Ignacio Arribas, delegado de CCOO en Metro, el convenio colectivo expiró el pasado 31 diciembre sin que la empresa haya cumplido con lo establecido en el texto anterior. Los sindicatos sostienen que otro de los motivos de sus protestas está en los, a su juicio, alrededor de 17,6 millones de euros que la empresa pública "se ha ahorrado" al no pagar a los empleados los incrementos salariales pactados en convenio desde 2011. Por su parte, la compañía sostiene que esta cantidad es la que han dejado de percibir todos los trabajadores del sector público tras los últimos ajustes y que se trata de una medida impuesta por la Administración central.

Las centrales parecen dispuestas a seguir utilizando la huelga como método de presión para la negociacion colectiva. "No nos gusta convocar paros, pero no podemos seguir por el camino de los recortes y los aumentos impositivos. También defendemos el mantenimiento de la calidad de un servicio público", señala Teo Piñuelas, delegado de UGT en Metro. De hecho, los sindicatos también incluyen entre sus motivos para la protesta el "deterioro" que, a su juicio, está sufriendo el servicio. Fuentes sindicales, que aseguran que son conscientes de los perjuicios que generan los paros, señalan que perciben que los usuarios son "bastante" comprensivos con sus reivindicaciones. "Queremos lanzar un mensaje claro de que nuestro objetivo no es perjudicar a los usuarios", añade Arribas.

El Gobierno regional no ha escatimado en críticas ante la posición de los sindicatos de mantener sus protestas. "No se pueden admitir incrementos salariales, que en el fondo es lo que están reclamando. No se puede consentir que estos señores intenten secuestrar a quien les pagan el sueldo, que son los usuarios del metro, muchos de los cuales no es que hayan visto reducido su sueldo, sino que están en el paro", aseveró este jueves el viceconsejero de Transportes, Infraestructuras y Vivienda, Borja Carabante. Partidos y sindicatos han pedido que cese esta estrategia de "criminalización". Entre ellos, IU-Madrid, cuyo coordinador general, Eddy Sánchez, ha exigido este viernes al Gobierno Regional que paren estos ataques pues, a su juicio, su "único delito es estar defendiendo un servicio público y la calidad en el trabajo".