Público
Público

Las protestas antifrancesas se extienden a otras ciudades chinas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por segundo día consecutivo, miles de ciudadanos chinos se congregaron en la entrada de supermercados de Carrefour de todo el país, pidiendo el boicot a esa marca, cantando eslóganes contra la independencia del Tíbet y lanzando críticas a la televisión estadounidense CNN.

La agencia estatal Xinhua señaló hoy que ciudadanos de Xian (centro), Jinan (este) y Harbin (noreste) se sumaron hoy a las protestas que ayer se registraron en supermercados Carrefour de Pekín, Wuhan (centro), Kunming (suroeste), Hefei y Qingdao (este).

En Qingdao, que acogerá las pruebas de vela en Pekín 2008, algunos manifestantes quemaron banderas francesas, mientras que en la capital china también hubo protestas esporádicas frente a la Embajada y junto al Liceo Francés.

En una de las protestas de hoy, un millar de manifestantes de Xian mostraron pancartas de apoyo a la política china en el Tíbet, y eslóganes del tipo "condenamos a los secesionistas tibetanos en Francia que rasgaron la bandera china".

También manifestaron su apoyo a los Juegos Olímpicos, algunos de ellos vestidos con camisetas de color rojo, el mismo de la bandera nacional.

Las protestas al paso de la antorcha olímpica en ciudades como París y Londres, y el tratamiento que la prensa internacional ha dado a los incidentes de marzo en el Tíbet, han desatado una oleada de nacionalismo en China y críticas a Occidente.

Las televisiones CNN y BBC y marcas francesas como Carrefour, Louis Vuitton, L'Oreal y Peugeot Citroen han sido algunas de las "víctimas" de este sentimiento antioccidental, que se ha cocinado sobre todo en los foros, blogs y webs de Internet, uno de los pocos medios donde los chinos pueden expresarse con relativa libertad.

Los ciudadanos chinos tampoco vieron con buenos ojos que en marzo el presidente francés, Nicolas Sarkozy, señalara en marzo que se planteaba la posibilidad de boicotear la ceremonia de apertura de Pekín 2008 si China no negociaba con los tibetanos en el exilio.

Mientras continúan las protestas en China, en las últimas horas hubo similares actos de apoyo a Pekín 2008 y crítica a los medios de comunicación en París, Londres y Los Ángeles, donde miembros de las comunidades chinas en esos países protagonizaron protestas pacíficas.

En la ciudad californiana, unos 5.000 chino-americanos pidieron el despido del presentador de CNN Jack Cafferty, que el pasado 9 de abril llamó a los chinos "el mismo grupo de imbéciles que han sido durante los últimos 50 años", desatando la ira en el país asiático.

El Gobierno chino, lejos de promover estas protestas, ha pedido a los ciudadanos que moderen su postura contra países como Francia, e incluso ha habido llamamientos de los órganos censores nacionales a que las webs borren aquellos comentarios ofensivos contra Occidente.

Un editorial de Xinhua ayer, sábado, aseguraba que la mejor forma de ser patriota no es ser patriota sino "trabajar para que el país se desarrolle".