Público
Público

El próximo De Juana, en 2014

La doctrina Parot retrasa la excarcelación de etarras tan sanguinarios como el que será liberado hoy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El caso De Juana Chaos, cuya polémica puesta en libertad tiene lugar hoy, tardará en volver a producirse.

Exactamente, no habrá un caso similar hasta dentro de seis años. La llamada doctrina Parot, una controvertida decisión de marzo de 2006 del Tribunal Supremo, impide que las condenas impuestas a presos con delitos graves se refundan en una sola de 30 años, sobre la que se aplican los beneficios penitenciarios.

De Juana pudo esquivarla por pocos meses. Esta doctrina hará que la mayoría de los etarras de su generación, todos ellos con penas que suman centenares e, incluso, miles de años de cárcel, deban esperar hasta diez años más para salir de prisión, según los datos recopilados por Público en fuentes penitenciarias y del Ministerio del Interior.

De hecho, la primera libertad de un etarra con largo historial criminal será en 2014. Ese año está prevista la puesta en libertad de Jesús María Zabarte Arregi, Carnicerito de Mondragón, un etarra detenido en 1984 y que para entonces estará cerca de cumplir los 70 años de edad.

Zabarte, que durante años ha ejercido el papel de portavoz de los presos de ETA, es un duro que durante el último “alto el fuego permanente” se opuso al mismo, según fuentes policiales. Juzgado por 20 atentados y 17 asesinatos, cumple una condena de 615 años de cárcel, de los cuales, según fuentes penitenciarias, había redimido menos de cinco años. Beneficio penitenciario que la doctrina Parot ha dejado sin efecto.

Tras él, habrá que esperar al menos tres años, hasta 2017, para que sean excarcelados otros De Juana. Entonces lo será Domingo Troitiño Arranz, un histórico integrante del comando Barcelona condenado a más de 900 años de cárcel entre otros atentados por el coche bomba del Hipercor de Barcelona, que costó la vida a 21 personas y heridas a 45 más.

Troitiño, gracias a que había redimido 11 años de penas por estudios y trabajo, tenía prevista su salida de prisión para el 5 de mayo de 2006, cuando sólo había cumplido 19 años de prisión de su casi milenaria condena. La sentencia del Supremo frustró su excarcelación.

Continuo goteo de salidas

Troitiño no será, sin embargo, un caso aislado en 2017. Otro recluso etarra con un largo historial de crímenes a sus espaldas saldrá en libertad ese año. Se trata de José Antonio López Ruiz, Kubati, quien esperaba haber salido de prisión en julio de 2006 y que, sin embargo, ahora deberá esperar a noviembre de 2017. Kubati dirigió a finales de los ochenta el comando Gohierri-Costa, autor, entre otros atentados, del asesinato de la ex dirigente de ETA Dolores González Catarain, Yoyes. Crímenes por los que fue condenado
a 1.076 años.

A partir de ese momento, la salida de etarras con largas condenas, pero juzgados por el Código Penal de 1973, más benévolo con los delitos de los terroristas que el actual, será un continuo goteo.

Tras Troitiño y Kubati, seguirán sus pasos José Ignacio Gaztañaga Bidaurreta –primer preso al que se le aplicó la doctrina Parot y que permanecerá en prisión hasta 2018–, los históricos miembros del comando Madrid Inés del Río Prada –en prisión desde julio de 1987 y con condenas que suman 3.826 años– y Antonio Troitiño –hermano de Domingo y condenado también a más de 3.000 años–, la integrante del comando Barcelona, Josefa Ernaga, y Fernando de Luis Astarloa, integrante del comando Orbaiceta y condenado a 65 años por el asesinato de un comisario de Policía. Éste, como Domingo Troitiño y José Antonio López Ruiz, tenía prevista su salida de prisión en 2007 gracias a las redenciones de pena, pero la doctrina se la ha retrasado diez años.

Henri Parot, el etarra francés cuyo recurso dio pie a la sentencia del Tribunal Supremo, también se verá afectado por la misma. A pesar de haber sido condenado a casi 5.000 años de reclusión por 82 años, su intención era salir de prisión en 2010. Ahora, tendrá que esperar hasta 2020 para seguir los pasos de De Juana.