Público
Público

El PS francés intenta mantenerse unido ante la rivalidad por las primarias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los barones del Partido Socialista francés (PS) se esforzaron hoy por mantener la imagen de unidad, en un momento en que los sondeos les son particularmente favorables, frente a sus rivalidades internas por las primarias para hacerse con la candidatura a la presidencia del país.

El calendario de las primarias fue el principal punto de discordia en las declaraciones de los potenciales aspirantes a la candidatura en la primera jornada de la universidad de verano del PS en La Rochelle (oeste), que se clausura mañana con un discurso de la primera secretaria, Martine Aubry.

Precisamente, Aubry quiso mostrarse firme sobre el calendario para designar al líder socialista que luchará en las elecciones de 2012 por la presidencia de Francia, con el argumento de que los militantes y los dirigentes ya han decidido los plazos.

"Soy el garante de lo que decidimos colectivamente y lo aplicamos", subrayó la ex ministra y número uno del PS en alusión al marco fijado el mes pasado: los aspirantes a la candidatura deberán manifestarse en junio de 2011 para la organización de las primarias en otoño de ese año.

La que fuera candidata socialista en los comicios presidenciales de 2007, Ségolène Royal, había indicado horas antes que para la selección de la persona "si se hace pronto, mejor" aunque "la cuestión es secundaria respecto al dispositivo y a la calidad del candidato".

Aubry y Royal, rivales en el último congreso que llevó a la cabeza del partido a la primera, se prodigaron ayer en amabilidades mutuas, en gestos para ilustrar que, de acuerdo con la segunda, "ya no hay desacuerdos entre nosotras".

El gran ausente en La Rochelle fue Dominique Strauss-Kahn, el socialista que más éxito tiene en los sondeos que miden la popularidad de los líderes del partido en un potencial duelo por la jefatura del Estado con el actual presidente, el conservador Nicolas Sarkozy.

Strauss-Kahn, obligado a quedar al margen del funcionamiento del PS por su mandato de director ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) -que salvo que lo acorte se prolongará hasta 2012-, estuvo indirectamente representado por destacados dirigentes que apoyan su candidatura.

Entre ellos, el presidente de la región Ile-de-France, Jean-Paul Huchon, criticó a Aubry por el calendario de las primarias, porque con él obliga a Strauss-Kahn "a declararse a comienzos del año próximo como muy tarde. Ha abierto la trampilla y le pide que salte".

Otro de los lugartenientes en el PS del director del FMI, el diputado Jean-Marie Le Guen, se mostró convencido de que si fuera aspirante Strauss-Kahn "tendría una casi unanimidad de los socialistas para apoyarle".

El anterior primer secretario del partido, François Hollande, igualmente se pronunció a favor de acelerar los plazos de las primarias, para las que reconoció estar preparándose.