Publicado: 21.01.2014 13:30 |Actualizado: 21.01.2014 13:30

El PSC suspende a los tres díscolos de sus cargos parlamentarios pero los mantiene dentro del grupo

Elena deja de ser portavoz de la Comisión de Cultura, Geli deja la portavocía la Comisión de Salud y Ventura ya no ejercerá este mismo cargo en la comisiones de Infancia y de Peticiones, pero seguirán en el grupo sociali

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PSC ha decidido suspender de sus cargos parlamentarios a los tres miembros del grupo que rompieron la disciplina de voto sobre la consulta soberanista la semana pasada, por lo que pasarán a ser diputados rasos, ha informado el partido en un comunicado. Sin embargo, lo que no hará la dirección de Pere Navarro es expulsarles al grupo de diputados no adscritos, por lo que no por el momento lleva sus amenazas hasta las últimas consecuencias y seguirán dentro del grupo parlamentario de los socialistas catalanes. 

Lo que ocurrirá en la práctica es que Joan Ignasi Elena dejará de ser portavoz de la Comisión de Cultura, Marina Geli dejará la portavocía la Comisión de Salud y Núria Ventura ya no ejercerá este mismo cargo en la comisiones de Infancia y de Peticiones y tampoco representará a su partido en la Comisión de Control de la CCRTV. Así lo ha decidido la dirección del grupo del Parlament, reunida toda la mañana en la cámara, al día siguiente de que la Comisión de Garantías del PSC ya suspendiera cautelarmente a los tres de sus cargos dentro del partido.

Fuentes socialistas han aclarado a la agencia Europa Press que los diputados perderán las portavocías en la comisiones pero seguirán formando parte de ellas, ya que es obligatorio para todos los diputados ser al menos miembro de una comisión. Al perder todos sus cargos de representación del grupo, los tres no podrán intervenir en el pleno en nombre del partido, por lo que no podrán defender interpelaciones ni mociones ni hacer preguntas al Govern.

En el pleno que empieza este miércoles y que debatirá los Presupuestos de la Generalitat de 2014, los tres estrenarán su condición de diputados rasos, aunque mantendrán el mismo escaño del hemiciclo. En declaraciones a los medios, el portavoz del grupo, Maurici Lucena, ha argumentado que esta decisión se ha tomado "en simetría y total coherencia" con lo que decidió el lunes la Comisión de Garantías del PSC.

Según ha precisado, en la reunión de este martes no se ha abordado una posible expulsión de los diputados, pero tampoco ha descartado esta posibilidad, sobre la que decidirá la Comisión de Garantías del partido. Lucena ha dicho que los diputados seguirán de momento en el grupo por "sin tener voz pública y sin representar formalmente al grupo", y que la decisión final sobre su futuro en el Parlament la tendrá la Comisión.

En caso de expulsión, los tres se convertirían en diputados no adscritos y no podrían formar parte del Grupo Mixto —ahora solo están los tres diputados de la CUP— ni de cualquier otro grupo, ya que las admisiones se cierran al principio de la legislatura. El portavoz parlamentario de los socialistas ha insistido que "lo más honorable, lógico y lo que menos daño" haría al partido sería que los tres diputados dejaran el escaño, una decisión que los tres ya han anunciado que no piensan tomar.

Lucena ha explicado que, antes de comparecer antes los medios, han comunicado a los díscolos la determinación del grupo, que han "tomado nota" y que han agradecido el gesto del portavoz de comunicarles la decisión de forma inmediata.

Un poco antes de conocer esta sanción el secretario general del grupo socialista en el Congreso, Eduardo Madina, apoyaba todas las decisiones que adoptara el líder del PSC, Pere Navarro: "Lo que ellos decidan, bien decidido estará". "Las decisiones que la dirección del partido tome, nosotros las respetaremos y nos parecerán bien", ha subrayado Madina en declaraciones a los medios, al ser preguntado sobre la suspensión de todos sus cargos de representación del grupo socialista a los tres diputados "críticos".

Madina ha dejado claro que el PSOE respeta la postura del PSC, que es un partido "autónomo e independiente" y que, como tal, adopta sus propias decisiones internas en los asuntos relativos a disciplina u orientaciones de voto. Con todo, ha querido poner en valor la posición que fijó su Consell Nacional hace ya algunas semanas sobre cuál es la doctrina del socialismo catalán en un debate "muy serio, muy profundo, que es la línea correcta de funcionamiento y posicionamiento del PSC".