Público
Público

El PSE quitará las ayudas a las familias de los presos vascos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las ayudas a familiares de presos vascos para subvencionar sus desplazamientos a las cárceles serán anuladas si, como se prevé, el Partido Socialista de Euskadi llega al Gobierno en el País Vasco.

El Boletín Oficial del País Vasco publicó el martes una orden del pasado 4 de marzo del Ejecutivo saliente del Partido Nacionalista Vasco por la que se convocaban ayudas por 225.081 euros para subvencionar los desplazamientos a las cárceles de los familiares de presos de ETA. Estas solicitudes debían cumplimentarse antes del 24 de abril.

El PSE considera en una nota de prensa que esta orden "ha sido adoptada con una celeridad inusual, intentando adelantar la entrega de estas ayudas, en contraste con las fechas manejadas por el Departamento (de Justicia) en ejercicios anteriores".

La anterior convocatoria de ayudas se produjo en septiembre de 2008 y ascendía a 218.525 euros.

Según el secretario de organización de los socialistas vascos, Rodolfo Ares, se trata de "una de tantas decisiones injustificables que está tomando el Gobierno en funciones de (Juan José) Ibarretxe, con el fin de hipotecar y condicionar la acción del nuevo Gobierno, que presidirá Patxi López".

El socialista podría convertirse en el primer jefe de Gobierno del País Vasco no nacionalista si obtiene suficientes apoyos para ser investido lehendakari, lo que previsiblemente logrará con los apoyos del Partido Popular.

Ares advierte que revisarán todas las decisiones gubernamentales que está adoptando el Gobierno en funciones "deprisa y corriendo", y que "no se ajusten a urgencias y necesidades claras y razonables".

El nuevo Gobierno adoptará "todas las medidas que sean necesarias para que no entren en vigor".

"Una orden puede anularse con otra orden, y con el nuevo Gobierno de Patxi López no habrá ayudas para visitar a los familiares de presos de ETA", añade Ares.

El dirigente socialista considera que poner fin a este tipo de ayudas "que hiere profundamente la sensibilidad de las víctimas de ETA, es una exigencia democrática que no se puede aplazar, entre otras razones, porque es un ingrediente fundamental de la deslegitimación ética, social y política del terrorismo que nos proponemos llevar a cabo desde el Gobierno del cambio. Este objetivo es radicalmente incompatible con otorgar subvenciones públicas a quienes siguen siendo incapaces de condenar el terrorismo".

PSE y PP siguen manteniendo contactos para ultimar los detalles de un futuro pacto de gobierno, que incluirá, entre otras cosas, unidad en la lucha contra ETA y acuerdos en materia de educación, sanidad y medios de comunicación.