Público
Público

PSOE: Caras nuevas para retos difíciles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los socialistas afrontan las próximas elecciones autonómicas bajo el signo de la renovación. De las 13 plazas en juego, ocho socialistas optan por primera vez a gobernar su comunidad. Ello afecta a seis autonomías donde el PSOE quedó en la oposición, pero también a otras dos donde gobierna: Asturias y Aragón. En la primera, Vicente Álvarez Areces ha decidido dejar paso a Javier Fernández. En la segunda, la dirección federal ha sido incapaz de convencer a Marcelino Aragón para que repitiera mandato y es problable que su sucesora sea Eva Almunia.

En cuanto a los repetidores, los hay de dos tipos. Guillermo Fernández Vara (Extremadura), Françesc Antich (Illes Balears) y José María Barreda (Castilla-La Mancha) gobiernan sus comunidades y aspiran a revalidar el triunfo de 2007. Y hay otras dos autonomías donde el PSOE repite candidato, a pesar de que no ganó hace cuatro años. En Cantabria, donde Dolores Gorostiaga es la actual vicepresidenta del Gobierno encabezado por el regionalista Miguel Ángel Revilla. Y en La Rioja la dirección socialista ha permitido que Francisco Martínez-Aldama intente por tercera vez derrotar a Pedro Sanz.

Óscar López Águeda es la apuesta del PSOE para acabar con más de 20 años de mayoría absoluta del PP en Castilla y León. Con 37 años y a punto de cumplir dos como secretario general de los socialistas castellano-leoneses, está considerado un valor en alza por la dirección del partido.

En Navarra, los socialistas intentarán superar una legislatura traumática, tras la negativa de Madrid a que el PSN gobernase en coalición con Nafarroa Bai y el fallecimiento en 2008 de su secretario general, Carlos Chivite. El joven Roberto Jiménez, su sucesor al frente de los socialistas navarros, es la baza que apoya la Ejecutiva federal para confrontar con UPN.

La difícil empresa de arrebatar al PP su bastión del País Valencià recaerá en Jorge Alarte, el secretario general de los socialistas valencianos. Alarte intentará jugar la baza de la convulsa legislatura para el PP, marcada por el caso Gürtel, así como por el actual debate sobre si el president de la Generalitat, Francisco Camps, debe repetir como candidato del PP a pesar de estar imputado en la causa penal.

Aunque había sido el candidato más votado en las anteriores elecciones autonómicas, Juan Fernando López Aguilar dejó este mismo año el cargo de secretario general de los socialistas canarios para encabezar la candidatura a las europeas. El nuevo líder canario es José Miguel Pérez, que será el aspirante a derrotar a Paulino Rivero, de Coalición Canaria, que gobierna junto al PP.

Tres incógnitas están aún por resolver en las candidaturas de los socialistas: Madrid, Aragón y Murcia. En el primer caso, la negativa de Tomás Gómez a dejar paso a Trinidad Jiménez, favorita de la ejecutiva federal y del propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha abierto un proceso de primarias.

Esa situación es la que el partido quiere evitar en Murcia y Aragón. Ferraz ya ha señalado como su candidata para competir con Ramón Luis Valcárcel a Begoña García Retegui, viceportavoz en la Asamblea regional de Murcia. Sin embargo, las aguas bajan revueltas tras la renuncia del anterior candidato, Pedro Saura, y son varios los militantes que ya han hecho pública su intención de concurrir a unas primarias.

En Aragón, el camino parecía despejado hasta esta misma semana para la candidata de la dirección en Madrid, la secretaria de Estado de Educación, Eva Almunia, a pesar de la resistencia detectada sobre todo en el PSOE de Zaragoza. Pero un grupo de militantes está recabando apoyos para abrir un proceso de primarias. Almunia cuenta con el respaldo del presidente, Marcelino Iglesias, y en unas hipotéticas primarias debería imponerse con holgura.