Público
Público

El PSOE compensa con Euskadi la derrota de Touriño en Galicia

Blanco deja en manos de los socialistas vascos la política de pactos para gobernar 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José Blanco trasladó ayer desde la sede nacional del PSOE la 'solidaridad de todos los socialistas' con el candidato, Emilio Pérez Touriño, gran derrotado de la noche. Pasadas las once de la noche, el número dos del partido reconocía así una debacle electoral que ya se intuía desde primera hora tras el cierre de urnas. Los primeros escrutinios confirmaban entonces una posibilidad con la que, reconocían fuentes socialistas, ya contaba el partido.

Mientras en Euskadi los socialistas celebraban unos 'magníficos' resultados, en Galicia se confirmaban los peores temores. 'Pinta muy mal', reconocían fuentes del PSOE. Después de unas semanas en las que los sondeos ponían ambos feudos al alcance de la mano, la campaña había ido desinflando las ilusiones socialistas. Al filo de las diez de la noche, con el 60% de los votos escrutados, en la madrileña sede de Ferraz ya nadie contaba con poder repetir el bipartito gallego. Perdía Touriño, pero con él perdía también de forma calamitosa el aparato del partido en Madrid.

Conscientes de lo ajustado que podía ser el resultado final, la dirección socialista mandó a un peso pesado a luchar por cada voto. José Blanco se instaló en Galicia durante los quince días que duró la campaña. De hecho, el número dos del PSOE fue mucho más visible que el propio presidente de la Xunta. Daba la impresión de que Blanco se multiplicaba para sustituir a un desaparecido Touriño.

Incluso Zapatero ligó en parte su destino al del candidato cuando exclamó en campaña: 'Votar a Touriño es votarme a mí'. El grito de los dos principales espadas del PSOE no consiguió, sin embargo, movilizar a sus votantes. La derrota escuece aún más teniendo en cuenta que es la primera vez que el PSOE pierde una comunidad autónoma desde que Zapatero llegó al Gobierno en 2004. Además, la pierde en favor de un Mariano Rajoy que con esta victoria insufla oxígeno a su partido.

El golpe, sin embargo, llega acolchado por la posibilidad de que Patxi López se convierta en el primer lehendakari socialista de la democracia. Con Galicia perdida, las esperanzas socialistas se volcaban ayer en Euskadi.

'Patxi López es el gran triunfador de estas elecciones', subrayó Blanco en su breve comparecencia. Vistos los resultados, los socialistas dan por hecho el cambio en Ajuria Enea. El número dos del PSOE destacó el 'especial valor moral' que el resultado tiene para 'millones de ciudadanos' de dentro y fuera de Euskadi.

También en este caso la apuesta de la Ejecutiva socialista ha sido importante. Desde el principio de la legislatura, el propio Zapatero se implicó también de lleno en la carrera de Patxi López hacia Ajuria Enea. 'Veo a un Patxi López inmenso, y si le veo inmenso es que le veo lehendakari', vaticinó sólo dos días antes de las elecciones.

Sólo empaña el triunfo la probable necesidad de contar con UPyD para desalojar a Ibarretxe de Ajuria Enea. A falta de contabilizar el voto por correo que podría dar un escaño más al PSE, los socialistas quedan en manos del partido de Rosa Díez. Mientras que el respaldo del PP no supone ningún coste a nivel nacional, apoyarse en UPyD podría suponer un importante desencanto para muchos votantes socialistas.

En este sentido, Blanco hizo un guiño a la independencia del PSE. Aunque la política de pactos de López debe ser ratificaba en Madrid, el número dos del PSOE aseguró que 'apoyamos y apoyaremos las decisiones que en el futuro pueda tomar el partido en Euskadi'.

La decisión tiene aún más valor por la repercusión que ésta pueda tener en Madrid. Con el PNV fuera del Gobierno vasco, a los socialistas se les complicaría además la aritmética parlamentaria en Madrid. Durante el primer año de legislatura el PNV fue clave para dar estabilidad al Gobierno. Sin los nacionalistas ni siquiera habría sido posible aprobar unos Presupuestos contestados por media Cámara. Si, como parece, Ibarretxe sale de Ajuria Enea siendo el candidato más votado, es probable que el PNV deje a los socialistas a su suerte en Madrid.

Hoy se reúne la ejecutiva del PSOE para valorar con mayor detalle los resultados.