Público
Público

El PSOE confía en dar un vuelco a las encuestas tras la Presidencia de la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PSOE se prepara para afrontar unos meses en un segundo plano, cediendo el protagonismo durante la Presidencia española de la UE al Gobierno de Zapatero, si bien tras ese semestre, según fuentes de la dirección socialista, su esfuerzo se concentrará en dar la vuelta a unas encuestas hoy por hoy poco propicias.

El pasado lunes, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) hizo público su barómetro de octubre, el segundo consecutivo en el que el PP adelanta al PSOE en estimación de voto, con una ventaja de 3,3 puntos.

Más o menos ese porcentaje es la línea que marcan entre los dos partidos los sondeos que han hecho públicos en las últimas semanas diferentes medios de comunicación, siempre a favor del proyecto que lidera Mariano Rajoy.

Un poco más corta es la distancia que, según las propias encuestas internas que encarga el PSOE, separa a ambas fuerzas políticas, que cifran en el entorno de los dos puntos.

Y ello, recalcan a Efe las fuentes de la dirección socialista, antes de la convulsión que se desató la última semana en el PP a costa de la presidencia de Caja Madrid y las críticas del vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, a la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre.

Del último barómetro del CIS hacen notar, a este respecto, que se llevó a cabo entre el 7 y el 14 de octubre, cuando aún no se había producido la polémica destitución de Ricardo Costa como secretario general del PP valenciano ni el episodio de Caja Madrid.

Se quedan también con otro dato: Zapatero sigue siendo el líder político mejor valorado, aunque no llegue al aprobado y suspenda con una nota del 4,11, mientras que Rajoy es el cuarto, por detrás de Rosa Díez y Josep Antoni Duran Lleida, con un 3,61 por ciento.

La Ejecutiva Federal del PSOE, según las fuentes, no está preocupada por el rumbo de los sondeos y enmarca la ventaja del PP en el desgaste que está sufriendo el Gobierno socialista de Zapatero por culpa de la crisis económica.

Pero anotan asimismo que ese desgaste es menor que el de otros partidos gobernantes en la UE, tal y como se puso de manifiesto con los resultados de las últimas elecciones europeas del pasado mes de junio.

Así las cosas, confían en que, a medida que se aproxime la fecha de las generales -esperando además que el contexto económico sea más favorable-, puedan dar la vuelta a esos vaticinios.

En este sentido, recuerdan que en las elecciones generales de 1996 hubo encuestas que daban al PP hasta 12 puntos de ventaja sobre el PSOE, pero finalmente quedó a menos de 1,5 puntos, pues logró el 38,88 por ciento de los votos, frente al 37,41 por ciento de los socialistas.

No obstante, lo que sí tienen asumido los socialistas es que en los próximos meses el protagonismo tienen que acapararlo el Gobierno y, sobre todo, Zapatero, con motivo de la Presidencia de turno de la UE, que España asumirá el próximo 1 de enero.

Será un periodo en el que Zapatero apenas tenga actividad de partido -una convención municipal en Elche en torno a marzo es, de momento, el único acto al que se prevé su asistencia-, por lo que las riendas tendrán que tomarlas el resto de "primeras espadas".

Eso incluye a su secretaria de Organización, Leire Pajín, pero también a su vicesecretario general, José Blanco, de vuelta al trabajo en el partido tras un periodo en el que ha estado más volcado en el Ministerio de Fomento para hacerse con las riendas del departamento con mayor presupuesto del Gobierno.

Sin embargo, con el inicio del verano se pondrá en marcha una actividad frenética y sostenida prácticamente hasta las generales de 2012, primero con el nombramiento de los candidatos a las elecciones autonómicas y municipales, y después con los comicios catalanes.