Público
Público

El PSOE culmina la designación de los 956 delegados que elegirán a su líder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PSOE culmina este fin de semana el proceso de elección de los 956 delegados que participarán con voz y voto en el 38 congreso federal de los socialistas, que del 3 al 5 de febrero tendrán que decidir, entre Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, quién es su nuevo líder.

Para tal fin, durante este fin de semana se celebran los llamados "congresillos", tras las asambleas locales de las últimas semanas, a fin de elegir a las personas que les representarán en el cónclave sevillano.

Andalucía es la federación más fuerte y contará con 234 delegados en el congreso, más del doble que la segunda mayor, Cataluña, que tendrá 101 representantes, y a la que sigue la Comunidad Valenciana con 87.

Madrid, con 79 delegados, Castilla-La Mancha (58), Galicia (54), Extremadura (49), Aragón (48), Castilla y León (45) y Asturias (42) completan la lista de las diez federaciones más potentes del cónclave.

Por provincias, la que más delegados aporta es Madrid (79), seguida de Barcelona (76) y sevilla (55), mientras que Ceuta, Melilla, Soria, Formentera, El Hierro y La Gomero sólo tienen un delegado cada una.

En total, asistirán 972 delegados, aunque 16 de ellos, en representación de las organizaciones sectoriales, tienen voto en comisión y en la aprobación del dictamen en plenario, pero no en la elección de órganos de dirección y control del partido ni en la votación de la gestión.

De los 956 que sí votarán, 936 son elegidos por las federaciones y 20 por Juventudes Socialistas.

El reglamento del congreso exige que para ser candidato haya que tener al menos el 20 por ciento de avales de los delegados, una cifra que la Secretaría de Organización ha establecido en 192, que serán las firmas que tendrán que reunir Chacón y Rubalcaba para formalizar su candidatura una vez que comience el congreso.

La corriente interna Izquierda Socialista asistirá con 15 delegados que tienen voz, pero no tienen voto en ningún apartado del cónclave, salvo aquellos que hayan sido elegidos en las listas de las federaciones como delegados.

Cualquier militante del partido que esté al corriente de pago con el censo cerrado a fecha 26 de noviembre de 2011, y que no esté afectado por ninguna medida disciplinaria, puede ser elegido delegado.

No son elegibles como delegados, en cambio, los miembros de la Ejecutiva Federal, salvo aquellos que pertenecen a este órgano de dirección por razón de su cargo institucional, como por ejemplo el portavoz del Congreso.

Chacón y Rubalcaba, al ser vocales de la Ejecutiva, no pueden ser delegados y, por lo tanto, no tendrán derecho a votar.

Al cerrar el censo para el 38 cónclave, el PSOE tenía 623.455 afiliados, de los cuales 216.952 (34,80 por ciento) son militantes cotizantes y los otros 405.762 (65,08 por ciento) son simpatizantes y no computan a la hora de fijar el número de delegados por cada provincia.

El 65,10 por ciento de los militantes es hombre, y la edad media está en una franja comprendida entre los 45 y los 65 años.

Durante el mandato del 37 congreso, entre 2008 y 2011, se ha producido una pérdida progresiva de los militantes cotizantes en un 5,45 por ciento, lo que equivale a unos 20.000, y un aumento porcentual similar del número de simpatizantes (el 5.33 por ciento).

Un descenso notable en los años 2010 (2,26 por ciento) y en 2011 (1.96 por ciento), que los socialistas achacan a la crisis económica y que, por ello, ven recuperables en un futuro, una vez que puedan solventar sus problemas económicos.