Público
Público

El PSOE exige a Cospedal que pida perdón y que se derogue también en Castilla y León

El secretario regional del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page y el secretario de Organización del PSOE y portavoz socialista en las Cortes de Castilla y León, Oscar López, han alabado la decisión y ha ex

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario regional del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha pedido a la presidenta del Ejecutivo castellano-manchego, María Dolores de Cospedal, que pida perdón y cese al consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz, tras anunciarse la derogación de la Orden del Gobierno de Castilla-La Mancha que reducía el horario de 21 Puntos de Atención Continuada (PAC).

En una rueda de prensa ofrecida en la sede del PSOE de Talavera de la Reina, García-Page ha dicho que esta decisión se ha hecho con 'nocturnidad', lo que a su juicio demuestra la 'vergüenza que tiene que tener Cospedal para no ofrecer explicaciones a los alcaldes y vecinos afectados por este asunto'. El responsable socialista ha explicado que es 'difícil' encontrar a una persona con la 'opacidad' de Echániz, y ha insistido en que Cospedal debe cesarlo 'porque si no cumplirá su amenaza de que si los jueces le quitaban la razón, los ciudadanos se encontrarían con más recortes'.

De esta forma, ha señalado que 'lo mínimo' que merecen los ciudadanos es una explicación porque 'esto se ha hecho público cuando creen va de vacaciones sin conocer algo así'. A su juicio, se trata de un 'atropello democrático' que representa la 'soberbia política', ya que, según ha añadido, 'incluso ahora que no les queda más remedio aceptar esto le echan la culpa a los jueces, algo inaudito'.

En su opinión, se trata de una situación 'grave' en la que 'nadie' va a dar explicaciones 'ni lo va a hacer'. 'En una resolución de este calibre alguien debería tener la gallardía de explicar algo', ha añadido. García-Page ha recalcado que la presidenta regional debe pedir perdón a todos aquellos que se han venido movilizando en Castilla-La Mancha reclamando 'derechos reconocidos en las leyes'. 'No puede irse de rositas', ha indicado el responsable socialista, quien ha añadido que 'es necesario reconocer que la sanidad es un derecho y no una caridad o un capricho porque el sistema se logro con mucho esfuerzo'.

Por otro lado, el secretario de Organización del PSOE y portavoz socialista en las Cortes de Castilla y León, Óscar López, ha pedido este miércoles al Gobierno que preside Juan Vicente Herrera que emule al de Castilla-La Mancha y derogue también el cierre de las urgencias médicas nocturnas que rige desde el pasado 1 de octubre en 18 zonas de la comunidad.

Según ha explicado López en un comunicado, todas estas regiones son 'zonas de montaña, con malas carreteras, donde sus habitantes se juegan la vida para llegar a un médico por las noches'. 'Han pasado más de 170 noches sin urgencias en estas zonas, donde muchos vecinos se encierran en los consultorios en protesta y para evitar que se vaya el médico' que se ocupa de las urgencias en el turno nocturno, ha alertado.

Para el número tres del PSOE, la decisión del Ejecutivo de Cospedal de derogar el cierre de las urgencias nocturnas en 21 municipios significa que el PP 'sólo acierta cuando rectifica' porque la decisión que se tomó tanto en Castilla y León como en Castilla-La Mancha es 'uno de los recortes más brutales que se han producido en los últimos años por afectar directamente a la salud de los habitantes de esas zonas rurales'.

'Y todo ello para ahorrarse un millón y medio de euros al año, siendo pues además de un recorte brutal, absolutamente injustificado. Esta es otra modalidad más de asalto a la sanidad pública', ha afirmado López, que cree que 'los recortes están siendo doblemente graves en el mundo rural'.

En opinión de López, 'el cierre de servicios médicos, el cierre de centros educativos, la desaparición de la ley de desarrollo rural, los recortes en la minería, en la agricultura y la ganadería, y ahora también el proyecto de reforma de los ayuntamientos que amenaza con suprimir o privatizar servicios en los municipios con menos de 5.000 habitantes, la inmensa mayoría en España', son la 'tónica general' tanto en las comunidades gobernadas por el PP como en el Gobierno de Mariano Rajoy.