Público
Público

PSOE, IU y ERC presentan la reforma de la ley antitabaco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los grupos parlamentarios socialista, de Izquierda Unida y de Esquerra Republicana de Catalunya registraron el miércoles en el Congreso la proposición de ley que modificaría la llamada ley antitabaco para prohibir fumar en todos los espacios públicos cerrados.

La ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, afirmó hace unos días que esperaba que la reforma de la Ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo estuviera a tiempo para entrar en vigor en enero de 2011, y que todos los grupos habían mostrado "su disposición a hacer el cambio".

El apoyo de los cinco escaños de IU-ERC-ICV situaría al PSOE al borde de la mayoría absoluta, aunque Jiménez afirmó que se trata de una "mayoría suficiente".

"Vamos a permitir fumar en espacios públicos abiertos, terrazas, estadios, plazas de toros, porque la evidencia científica no nos dice que provoque daños a la salud", afirmó la ministra en una intervención ante la prensa.

Con este sistema de tramitación se acortan los plazos y se mantiene el objetivo de que los cambios entren en vigor el 1 de enero del año que viene, al no tener que elaborar una ley nueva, sino que bastaría con eliminar de la actual el artículo que recogía las excepciones, aquellos sitios donde sí se podía fumar.

"No podemos dejar resquicios legales ni dudas, eso es malo porque ponemos al sector de la hostelería en una duda permanente", agregó Jiménez.

A finales del año pasado, la ministra indicó que la prohibición de fumar en todos los espacios públicos, locales de ocio y restaurantes tendría lugar en 2010, señalando que la sociedad española estaba "madura" para aceptar ese paso, pero se ha encontrado con una fuerte oposición del sector de la hostelería, temeroso de las posibles pérdidas económicas en un momento de fuerte crisis.

Según los datos facilitados recientemente por el Barómetro Sanitario, un 47,4 por ciento de los españoles se muestran mucho o bastante de acuerdo con la idea de endurecer la actual ley, que entró en vigor en 2006 y que prohibió fumar en los centros de trabajo y demás locales públicos de más de 100 metros cuadrados.

Esta cifra supera sólo por tres puntos a los que están poco o nada de acuerdo con endurecerla, pero supone un cambio muy notable respecto a los datos de la misma encuesta de hace tres años. Entonces, un 56,1 por ciento estaba poco o nada de acuerdo con endurecerla y sólo un 34 por ciento estaba a favor.

La Federación Española de Hostelería asegura que la prohibición total sería la ruina del sector, sostiene que padecerían un descenso de las ventas de entre el 7 por ciento en los restaurantes a un 10-15 por ciento en bares y cafeterías y por encima del 15 por ciento en los locales de ocio nocturno.

En cambio, el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo afirma que la experiencia de otros países donde se han aplicado prohibiciones similares no ha resultado negativa para este sector y agrega que incluso puede ser una oportunidad y resultar en una tendencia positiva.