Publicado: 09.05.2014 00:00 |Actualizado: 09.05.2014 00:00

El PSOE mantiene su caída libre, según las encuestas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ni los datos del paro, ni la corrupción que afecta al partido en el Gobierno y ni siquiera los recortes de derechos. Las encuestas vaticinan que al PSOE le costaría aún beneficiarse del profundo desgaste que padece el PP en la primera prueba de fuego en las urnas que supondrán las próximas elecciones europeas del 25 de mayo. La candidatura encabezada por Elena Valenciano, mano derecha de Alfredo Pérez Rubalcaba en la Ejecutiva socialista, podría encaminarse incluso hacia su peor resultado electoral desde 1994, manteniendo así el ritmo de caída que lleva a arrastrando en todos los comicios celebrados a nivel estatal desde el estallido de la crisis. 

Desde la dirección del partido insisten, sin embargo, en que la diferencia mínima que se atribuye a socialistas y conservadores en todos los sondeos para las europeas es salvable, por lo que creen que aún podrían superar al PP en número de votos. "Estamos en condiciones de ganar el 25 de mayo", aseguraba el martes la portavoz socialista en el Congreso de los Diputados, Soraya Rodríguez. 

Pero la senda que confirma la encuesta preelectoral hecha pública ayer por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) es algo más pesimista para los intereses de los socialistas. La estimación de voto del estudio demoscópico dio a los socialistas el 31% de los votos y entre 18 y 19 escaños. Y si bien las cifras muestran que tanto el PP como el PSOE resisten al descrédito de la política y a la conocida como crisis del bipartidismo, lo que también dejan de manifiesto es que los socialistas no habrían obtenido un porcentaje de votos tan escaso desde hace 20 años, cuando en las elecciones europeas de 1994 obtuvieron el 30,79% de los sufragios. 

En el principal partido de la oposición se sigue confiando en que el 25 de mayo constituya un "punto de inflexión" que ponga fin a la tendencia que comenzó a vislumbrarse ya en 2008, en las encuestas realizadas poco después de las elecciones generales de ese mismo año, y que se confirmó un año después en los comicios europeos. La última cifra oficial es la de las generales de 2011 en las que el PP arrebató a los socialistas el Gobierno. Entonces, el PSOE ya había perdido 4.285.824 sufragios respecto a los comicios en los que José Luis Rodríguez Zapatero renovó su mandato en la Moncloa. 

Las encuestas apuntan a que esa cifra podría seguir aumentando, sobre todo porque a la pérdida de voto se sumaría también la alta abstención. El CIS la situaba ayer en el 23,8% para las europeas.

Además del estudio de ayer encuestas como la elaborada por Metroscopia, que fue publicada la semana pasada por El País, confirmarían ese camino cuesta abajo. Dicho estudio sobre la situación política en la Comunidad de Madrid auguraba para el PSOE el peor resultado de su historia en la comunidad. Además, si bien el fuerte retroceso del PP podría permitir a la izquierda gobernar en el ayuntamiento, no sería por el incremento del apoyo a los socialistas —que lograrían 15 ediles—, que se quedarían a tan sólo un concejal de Izquierda Unida —que obtendría 14—. Los socialistas celebraron sin embargo estos resultados.

El reto al que se enfrenta la candidata Valenciano es, por tanto, uno de los más importantes en la historia del PSOE. Su objetivo será desmontar las encuestas no sólo para superar al PP sino también para que el porcentaje de voto sitúe a Ferraz, dirección de la que ella es la número dos, en un lugar más o menos digno que permita evitar un nuevo cisma interno.


http://www.quoners.es/debate/consideras-que-el-psoe-se-comporta-como-un-partido-de