Público
Público

El PSOE no va a ceder a la presión de los clubes

José Antonio Alonso dice que los futbolistas deben tributar "como todo hijo de vecino". El Gobierno asegura que no teme la reacción del mundo del fútbol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

¿Cómo se puede hacer una huelga para que los que tienen que pagar impuestos, como todo hijo de vecino, no paguen?', se preguntaba ayer el portavoz socialista en el Congreso. José Antonio Alon-so adornaba su estupor apelando a 'la situación que estamos viviendo', como agravante de la declaración de guerra que el mundo del fútbol profesional ha dictado contra la modificación de la denominada ley Beckham, que otorga un trato privilegiado a los fichajes internacionales.

La reforma anunciada obligará a los futbolistas extranjeros contratados a partir del próximo 1 de enero a tributar al tipo máximo el 43% en lugar de hacerlo al 24%, como ocurre en la actualidad, cuando ganen más de 600.000 euros al año, cantidad que superan prácticamente todos los jugadores que importa la Primera División.

Mientras la Liga de Fútbol Profesional anuncia ruido contra este endurecimiento a la fiscalidad de las rentas galácticas, el PSOE se rearma en su convencimiento de que la iniciativa es 'justa y equitativa', y anuncia que 'no se va a ceder al pulso de los empresarios del fútbol', como advirtieron ayer a Público desde la dirección de su grupo parlamentario.

Las mismas fuentes subrayan que los jugadores afectados seguirán manteniendo sueldos muy altos y que los futbolistas españoles ya tributan al 43%, como harán los extranjeros en 2010. Desde el PSOE lanzan, además, un mensaje tranquilizador a los patrones de los grandes clubes: las ligas europeas no ofrecen las ventajas fiscales que se van a abolir en España y, sin embargo, en Alemania, Italia o Gran Bretaña se fichan a grandes estrellas cada año.

Las grandes ligas europeas fichan sin estos incentivos, recuerda el PSOE 

'Es una cuestión de estricta equidad, solidaridad y justicia fiscal', defiende el Partido Socialista a través de su responsable parlamentario. La iniciativa cuenta también con la bendición del Gobierno. Su vicepresidenta económica, Elena Salgado, aseguró que no entiende el enojo que ha mostrado el mundo del fútbol profesional y avisó a sus empresarios de que el Ejecutivo no teme a su reacción de protesta.

Esta aparente tranquilidad tiene una explicación de fondo. El PSOE considera que la medida cala con agrado en los ciudadanos, y que esta acogida invitará a los dueños de la Liga a ser 'inteligentes' llamamiento que empleó Salgado y deponer las armas de su protesta para no colocarse 'en contra de su afición'.

Los impulsores del endurecimiento de la denominada ley Beckham jugaron ayer en su defensa con tanta seguridad en sus argumentos como ganas demostró en el ataque el PP. Su portavoz de Economía, Cristóbal Montoro, ofició como delantero con el balón de las críticas. Montoro fue precisamente quien aprobó este tratamiento fiscal de privilegio en el año 2002, cuando era ministro de Hacienda a las órdenes de José María Aznar.

El responsable económico del PP denunció que la reforma es una cortina de humo, 'un gesto político de demagogia fiscal para que los ciudadanos se olviden de la subida del IVA que van a sufrir'.

El PP denuncia que la reforma pretende tapar la subida del IVA

Lo cierto es que el anuncio ha capitalizado el trabajo de la Comisión de Presupuestos, que cerró anoche, sin apuros para el PSOE, el trámite de enmiendas a las cuentas del Estado. Tanta atención ha concitado que ayer le surgió, y con derechos, una paternidad de última hora.

La derogación de los privilegios fiscales a los grandes fichajes internacionales fue fruto del acuerdo entre el PSOE, IU-ICV y el BNG, pero Esquerra Republicana de Catalunya reclamó también su parte en la modificación.

Tenían base para hacerlo. La enmienda a los Presupuestos número 1.945, que lleva su firma, recoge la misma iniciativa: no encuentra 'ninguna justificación para que este beneficio fiscal a personas de altísimos ingresos prevalezca sobre el interés general'. El portavoz republicano, Joan Ridao, recordó que el cambio aprobado recoge la esencia de su propuesta, asesorada por el sindicato mayoritario de técnicos de Hacienda, Gestha, que ayer aplaudió también el fin de la ley Beckham.