Publicado: 24.11.2013 07:00 |Actualizado: 24.11.2013 07:00

El PSOE no encuentra hueco para Rubalcaba en su renovación

Todos los intervinientes en el congreso de los socialistas andaluces apelaron ayer a la necesidad de cambio y de "relevo generacional", y ninguno mencionó al secretario general. Chacón y Madina son los líderes más acl

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ni estuvo, ni se le mentó. El máximo líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que no acudió ayer a la primera jornada del Congreso Extraordinario de los socialistas andaluces en la que Susana Díaz fue elegida secretaria general -sí asistirá hoy-, no fue merecedor de ningún recuerdo y de ni siquiera una sola palabra de todos aquellos que intervinieron ante el plenario del máximo órgano de decisión de la que es la federación más importante de todo el Estado y que reclamaron renovar el partido. 

No lo mencionó el secretario de Organización andaluz, Juan Cornejo, tampoco lo hizo el que hasta ayer era el vicesecretario general regional, Mario Jiménez, pero ni siquiera encontró un hueco en los discursos del expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, el exlíder de los socialistas andaluces José Antonio Griñán, la máxima protagonista del acto, Susana Díaz, y tampoco en el de su número dos, Elena Valenciano. Todos ellos sí hablaron, en cambio, de "renovación", de "relevo generacional" o de la necesidad de un "nuevo" partido que recupere la confianza de la mayoría de la ciudadanía. 

Por eso ayer la lectura que se hacía en los pasillos del Palacio de Congresos de Granada por muchos de los asistentes al encuentro era clara: el mensaje que se quiso lanzar es que en esa "renovación" los socialistas no encuentran hueco para el secretario general. Como reconocieron diferentes delegados a este diario el PSOE dijo ayer a Rubalcaba que si tenía intención de presentarse a las primarias que celebrará el partido para dar con su próximo candidato a la Presidencia del Gobierno, olvide de manera definitiva esa opción.

Una histórica dirigente andaluza de la Ejecutiva saliente reconocía que si bien el líder federal se benefició de un cierto respiro una vez concluyó con éxito la Conferencia Política que el partido celebró el segundo fin de semana de este mes, ya es imprescindible que Rubalcaba de un paso atrás una vez que el próximo Comité Federal ponga fecha a esas primarias y comience así la batalla de nombres de los aspirantes. "Es evidente que Alfredo, como estamos haciendo los que somos mayores, debe dar paso a nuevas generaciones", resumía. 

Otro socialista, diputado en el Congreso, interpretaba de la misma manera las intervenciones de ayer si bien explicaba que, en su opinión, "hace tiempo" que el líder del PSOE ha decidido que no concurrirá a ese proceso. Embaucados por la proyección y la fortaleza de Susana Díaz -fue elegida secretaria general del PSOE-A con un 98,63% del respaldo- casi todos los barones que la arroparon en su día grande evitaron en cambio entrar a relacionar las palabras de Griñán o Zapatero en clave federal.

El único que se atrevió a hacerlo públicamente fue, una vez más, el secretario general del PSM, Tomás Gómez. "¿Esta renovación que se está dando aquí tiene que haberla en Madrid?" le preguntaba un periodista que al referirse a la capital quiso aludir a la Ejecutiva federal. "Sin duda", respondía él. Pero tanto el líder del PSM como el resto de asistentes sí hicieron un esfuerzo evidente por tratar de no hablar de primarias ni de otras cuestiones internas que pudieran hacerle sombra a Susana Díaz, la dirigente socialista con más poder institucional y la que es, sin ninguna duda, la de mayor influencia a nivel estatal. 

Todos buscan su apoyo. También quienes suenan como posibles aspirantes a esas primarias. Y lo que quedó ayer de manifiesto es que el aplausómetro del Congreso Extraordinario del PSOE de Andalucía dio ayer al menos dos claros ganadores de cara a ese proceso: el secretario general del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados, Eduardo Madina, y la exministra de Defensa Carme Chacón. Sin lograr en ningún caso quitar el protagonismo central a Díaz, ambos fueron con diferencia los más aclamados por los delegados e invitados de los socialistas andaluces. 

Cuando la presidenta del Congreso, la secretaria general del PSOE de Granada, Teresa Jiménez, mencionó los nombres de ambos al recordar a los asistentes ilustres, el público les lanzó una ovación sonoramente mucho más intensa que al resto. Asimismo, en el caso de Chacón, jóvenes y mayores hicieron cola para conseguir una foto con ella, algo a lo que la exministra accedió pacientemente, uno por uno.

Díaz, por su parte, ilusionó al auditorio como lleva haciéndolo en las últimas semanas. Y abrumada por su apabullante respaldo en el cónclave, quiso celebrar la evidente unidad de su federación en torno a su persona con una cena a la que sí estuvo invitado Rubalcaba. El secretario general del PSOE adelantó su viaje a Granada por ese encuentro que compartió, además, con el resto de los líderes regionales que acudieron al congreso -finalmente faltaron el vasco Patxi López, el castellano manchego Emiliano García Page, así como el gallego José Ramón Gómez Besteiro, por cuestiones personales-.

Tras todas las alusiones que se hicieron ayer a la necesidad del cambio generacional en el partido, Rubalcaba intervendrá hoy junto a Díaz en la clausura del cónclave.