Publicado: 29.04.2014 00:00 |Actualizado: 29.04.2014 00:00

El PSOE plantea consagrar la Unión Europea como "espacio de no discriminación"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ante las acusaciones de compartir objetivos y programa económico con la derecha, y frente a los rumores de la gran coalición a la que ha introducido en precampaña el coordinador federal de IU, Cayo Lara, el PSOE se ha propuesto centrar su campaña electoral en remarcar las diferencias que le separan del PP en materia de derechos sociales e igualdad. Así, el pasado sábado, la que será la cabeza de lista de los socialistas en las próximas elecciones al Parlamento Europea del 25 de mayo, la vicesecretaria general de los socialistas, Elena Valenciano, se afanaba en reivindicar el legado del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero en esas cuestiones.

Anunciaba, además, que su objetivo sería continuar con el camino emprendido por el exjefe del Gobierno y ponía encima de la mesa propuestas respecto a la igualdad salarial entre hombres y mujeres, así como una Directiva contra la violencia machista. Pero el PSOE también se propone erradicar cualquier tipo de discriminación de las administraciones comunitarias, estatales e incluso regionales de la Unión Europea en el caso de que en los comicios los partidos socialdemócratas obtengan mayoría.

Tal y como explica a Público la secretaria de Igualdad del partido, Purificación Causapié, se trata de que desde la Comisión se construya una UE que constituya "un espacio de no discriminación en el mundo" y de que el continente se consagre como "un espacio de tolerancia" para el resto del planeta. El plan del equipo de Valenciano para las europeas contempla por ello el desbloqueo de la Propuesta de Directiva por la que se aplica el principio de igualdad de trato entre las personas independientemente de su religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual (ver PDF), paralizada por la mayoría conservadora en el Consejo Europeo desde 2008.

Los socialistas quieren que se retome el trabajo de ese texto pero exige que se incorporen nuevas cuestiones, sobre todo las relacionadas con la no discriminación "en el acceso a bienes y servicios". La propuesta pretendía regular la igualdad de todos los colectivos discriminados en su utilización de la protección social, la asistencia sanitaria o la educación. Pero el PSOE quiere incorporar a las mujeres a esos grupos vulnerables y plantea también que las administraciones reconozcan "la discriminación múltiple" por dos o más motivos. 

Causapié explica, como ejemplo, el caso de una mujer "que es además discapacitada", para quien la UE debería a su juicio garantizar un "acceso adecuado a sus condiciones" a todo tipo de prestaciones y derechos. "Se trata de romper los obstáculos que existen y que tienen que ver con la discriminación", apunta. Por eso se plantean, además, que en base a la directiva los países puedan aprobar leyes para, por ejemplo, adecuar los transportes públicos para los discapacitados, o garantizar un adecuado tratamiento de las parejas homosexuales en los servicios públicos.

Tanto el PSOE como el resto de partidos socialdemócratas de los 28 avalan incluso que la Directiva permita la discriminación positiva, aunque eso implique el fomento de la igualdad de oportunidades a través de "acciones positivas" o "la introducción de cuotas".