Público
Público

El PSOE posterga "a los próximos años" el debate sobre la eutanasia

Los socialistas votan con el PP contra la propuesta de IU y ERC, aunque no descartan regular el derecho a morir dignamente cuando la sociedad pida "subir otro peldaño" y haya habido un debate "tranquilo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El caso de Eluana Englaro, la joven italiana que falleció hace poco más de un mes tras pasar 17 años en coma y provocar un intenso debate político en su país, no ha servido para mover ni un ápice la posición actual del PSOE sobre el tema de la eutanasia. 'No es el momento', fue la respuesta que este lunes dio el grupo socialista en el Congreso para justificar su voto negativo a la Proposición de Ley sobre disponibilidad de la propia vida presentada por IU-ICV, con la que se pretendía dejar 'exento de pena' a quien ayudara a morir sin dolor a enfermos terminales que lo hubieran solicitado.

La postura de los socialistas, defendida en un hemiciclo casi vacío por la diputada Pilar Grande, no fue un portazo definitivo a la regularización de la eutanasia, pero sí un aún no toca. 'En los próximos años, quizás tras un debate sosegado, tranquilo, huyendo de casos concretos y de manera prudente, con el máximo rigor, se nos solicite dar un paso más, subir otro peldaño', aseguró, poniendo en duda uno de los argumentos esgrimidos por el diputado de IU, Gaspar Llamazares, en su defensa de la propuesta: una encuesta que manejó en su día una Comisión del Senado que aseguraba que el 67% de los españoles era ya entonces partidario de regular la eutanasia y el suicidio asistido.

La idea de que el debate no forma parte de las prioridades de los españoles fue también uno de los argumentos utilizados por el PP para defender su rechazo a la propuesta. No fue la única coincidencia en los discursos de los dos partidos mayoritarios. Ambos se parapetaron en el testamento vital y la actual regulación sobre cuidados paliativos como instrumentos suficientes para cubrir la que, según ambas formaciones, es la actual demanda de la sociedad española sobre este tema. De hecho, el PP presentó una Proposición no de Ley en la que solicita que se incluya la información del testamento vital en la tarjeta sanitaria.

Este argumento de la suficiencia fue calificado de 'coartada' por Gaspar Llamazares, quien, además del Caso Eluana, echó mano de lo ocurrido hace cuatro años en el Hospital Severo Ochoa de Leganés (Madrid) y del caso de la tetrapléjica navarra Inmaculada Echeverría para insistir en que la actual normativa española es claramente insuficiente. 'Una denuncia interesada' y la 'injerencia religiosa', recalcó, pueden convertir en 'un calvario' la vida de quien se decida a ayudar a otra persona a morir de forma digna.

Llamazares aseguró que la legalización de la eutanasia no se tiene por qué traducir en un aumento del número de muertes asistidas. Para ello, desgranó los datos de Holanda entre 1990 y 2005. El diputado de IU añadió que, donde existe regulación, 'disminuye la tasa de suicidios por causa física en los ancianos'. 'La vida no es un deber, sino una libertad y un derecho', insistió.

La propuesta contó al final sólo con el apoyo de 12 de los diputados presentes en el hemiciclo en el momento de la votación. Otros 314 se encargaron de dejar claro que 'no es el momento' de regular la eutanasia, como defienden PSOE y PP.