Público
Público

PSOE, PP, CiU y PNV anuncian su rechazo a las enmiendas a la totalidad de la reforma laboral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los grupos parlamentarios del PSOE, PP, CiU y PNV, además de UPyD, anunciaron hoy su voto contrario a las dos enmiendas de totalidad que ERC-IU-ICV y el BNG han presentado al proyecto de ley de reforma laboral.

Esto supone que los dos textos alternativos no van a salir adelante en la votación que está prevista a las 16:00 horas de esta tarde.

La postura contraria de los diferentes grupos se ha conocido esta mañana durante el debate en el Congreso de ambas enmiendas y en el que no ha ejercido su turno de palabra el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho.

En la defensa de la de IU-ICV, Gaspar Llamazares destacó que la reforma laboral del Gobierno es la "más dura de la Democracia", ya que se hace "a favor de la patronal" y supone una "contrarreforma" y un "ataque desmedido contra los sindicatos".

La diputada del BNG María Olaia Fernández Dávila argumentó la suya en la necesidad de que se ponga límite a la temporalidad, desaparezca el contrato de fomento del empleo estable por su uso abusivo y se elimine la posibilidad de que las empresas se "descuelguen" del convenio colectivo, entre otras medidas.

Desde el PP, José Ignacio Echániz justificó el rechazo de su partido a las enmiendas porque supondrán un "retroceso para la economía", son insustanciales y no solucionan el problema del paro.

Además, aprovechó para criticar la reforma laboral del Gobierno por ser "poca seria, precipitada" y por suponer un conglomerado de medidas incoherentes y "sin hilo conductor".

En nombre del PSOE, Jesús Membrado dijo que las enmiendas a la totalidad "rompen de manera excesivamente rígida el planteamiento del equilibrio de la reforma", y "con la mejor intención" incluyen elementos que no son aceptables, como el debate sobre la semana de 35 horas o el endurecimiento de la regulación de las horas extraordinarias.

El portavoz socialista de Trabajo en el Congreso reclamó a los demás grupos su colaboración para que la reforma laboral tenga "el máximo de efectividad", toda vez que "desgraciadamente" ha resultado imposible que sea fruto del diálogo social.

Por eso, aseguró que el Gobierno está esperando "como agua de mayo" las propuestas del resto de los grupos en Comisión para poder "discutirlas de manera constructiva", huyendo de "soflamas y descalificaciones".

El PNV rechazó los textos alternativos a pesar de que el diputado del PNV Emilio Olabarría afirmó que la reforma laboral del Gobierno es "hija de un fracaso colectivo", una "vuelta de tuerca más" que "rompe" la "columna vertebral" del derecho al trabajo y opta por el despido como la "fórmula más fácil".

Tampoco las respaldó CiU porque, según Carles Campuzano (CiU), discrepan sobre el diagnóstico que hacen del mercado laboral y de lo que proponen para pymes y que, advirtió, llevaría a más desempleo y más precariedad.

La portavoz de UPyD, Rosa Díez, consideró que las dos enmiendas "mantienen la dualidad en el mercado de trabajo" y no dan "suficiente" protección a los desempleados, por lo que dijo que su partido registrará una enmienda al articulado para pedir una renta activa de inserción.