Público
Público

El PSOE se prepara para un rechazo del PP a la financiación

Zapatero defiende su "modelo" frente a "los sobres que repartía Aznar". Los agentes aceptan aplazar el debate sobre la equiparación salarial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los miembros de la Ejecutiva del PSOE salieron ayer convencidos de que las negociaciones sobre el nuevo modelo de financiación están suficientemente maduras para que el acuerdo se pueda cerrar antes del 15 de julio, según el último compromiso asumido por José Luis Rodríguez Zapatero. A esta impresión contribuyeron las intervenciones del presidente del Gobierno y del portavoz del PSC, Miquel Iceta, que restó importancia a un posible nuevo retraso.

Zapatero subrayó que el que plantea su Gobierno es un auténtico 'modelo de financiación y no los sobres que repartía Aznar', según fuentes de la Ejecutiva consultadas por Público. En este sentido, defendió que dar 'una financiación digna para Catalunya es una cuestión de justicia' y que 'no es para los catalanes, sino para quienes utilizan los servicios públicos en Catalunya', rechazando así que el debate se plantee en términos de catalanismo-anticatalanismo.

Agregó que mejorar la financiación de Catalunya es 'de interés para España' y sostuvo que todas las comunidades verán mejorados sus ingresos, aunque puedan cambiar sus posiciones en el ranking. Para que la comparación fuera correcta, según indicó, habría que tener en cuenta también las inversiones que realiza el Estado a través de los Presupuestos.

Zapatero anticipaba así las líneas maestras de la campaña de explicación del acuerdo que pidió al PSOE que vaya preparando, convencido de que el PP aprovechará la financiación autonómica para intentar erosionar al Gobierno.

Los socialistas dan por hecho que será así, aunque, según apuntó Zapatero, junto a Catalunya y Baleares serán comunidades gobernadas por el PP las que salgan más beneficiadas, como Madrid, Valencia y Murcia.

El encargo de preparar un argumentario lo recibió José María Barreda, en su calidad de coordinador del Consejo Territorial. El presidente de Castilla-La Mancha no ha ocultado su inquietud por la demora en el cierre del acuerdo. Al igual que el resto de los presidentes autonómicos, da por seguro que, sea cual sea el acuerdo, provocará 'tormenta política' y quiere que, si la hay, esté lo más alejada posible de la cita electoral de 2011.

Desde el PSC, la prudencia que no pesimismo en torno a la cercanía del acuerdo es aún extrema y el ángulo de visión va más allá de la financiación, informa Ferran Casas. De hecho, Miguel Iceta afirmó que no sólo se trata de resolver la financiación, sino también los asuntos relacionados con el autogobierno y el despliegue del Estatut.

Más que una propuesta concreta del Gobierno, el PSC espera que siga negociando de forma bilateral para cuando haya un acuerdo general convocar, hacia mediados de la semana que viene, el Consejo de Política Fiscal y Financiera.