Público
Público

El PSOE propone que los deudores tengan una "segunda oportunidad" para evitar que sean desahuciados

Pretende ampliar las posibilidades de renegociar la hipoteca y que se conceda a una persona el mismo trato que recibe una empresa cuando se declara insolvente, de forma que no se le aplique la ejecución hipotecaria y pueda permanecer en su vivie

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, presentará mañana una iniciativa de su partido que pretende ampliar las posibilidades de renegociar la hipoteca para evitar los desahucios y dar a los deudores una 'segunda oportunidad' como ocurre en otros países.

Se trata de un proyecto de ley que apuesta por reformar cinco normas en vigor para buscar, entre otras cosas, que se conceda a una persona el mismo trato que recibe una empresa cuando se declara insolvente, de forma que no se le aplique la ejecución hipotecaria y pueda permanecer en su vivienda. Además, según el texto de la propuesta al que ha tenido acceso Efe, los socialistas quieren que la dación en pago -saldar la deuda hipotecaria con la entrega de la vivienda- sea el 'último recurso'.

El PSOE cree necesario corregir el actual 'desequilibrio de fuerzas' en el sistema hipotecario, en el que el deudor es la parte 'más débil' y paga las consecuencias de una asunción de riesgos 'imprudente' por parte de las entidades financieras. Además asegura que no se trata de legalizar el impago sino de buscar otras vías para evitar la exclusión social.

Una de las novedades que proponen los socialistas es buscar el acuerdo entre deudor y acreedor mediante un procedimiento extrajudicial, un 'convenio de acreedores con intervención notarial' que evitara en un principio la declaración judicial de concurso (insolvencia) para dar al deudor una 'segunda oportunidad', como ocurre en otros países. En este acuerdo bajo notario entre deudor y acreedor se permitiría al ciudadano continuar usando su vivienda 'bajo cualquier fórmula que se recoja'.

Por otra parte, el PSOE quiere ampliar a más beneficiarios la posibilidad de reestructurar la deuda hipotecaria recogida en el decreto aprobado por el Gobierno el pasado mes de junio. Reclama así incrementar las garantías que recoge el Código de Buenas Prácticas de las entidades financieras, y quiere que dicho código sea obligatorio para las que hayan recibido dinero público.

Aboga asimismo por elevar el 'umbral de exclusión' para poder reestructurar dicha deuda a aquellas familias cuyas rentas no superen en dos veces y media el IPREM (indicador público de rentas múltiples). Hasta ahora sólo podían acogerse familias sin rentas del trabajo o de actividades económicas.

El PSOE busca por otra parte modificar las normas que regulan las subastas para impedir que se adjudiquen viviendas por una cantidad 'excesivamente baja'. Además demanda que en una subasta, si el banco obtiene una cantidad mayor a la deuda contraída por el cliente, le pague a éste la diferencia.

También quieren los socialistas que se corrijan las situaciones 'abusivas' en las tasaciones de las viviendas y exigen una mayor independencia de las sociedades de tasación respecto a las entidades financieras que hacen el préstamo. Medidas para mejorar la información que las entidades deben proporcionar a sus clientes o mayores exigencias en la formalización de los contratos hipotecarios se incluyen también en esta propuesta.


El PSOE pretende que se impeda que la hipoteca sobre la vivienda habitual cuente con un crédito de un plazo superior a 30 años o con un principal que supere el 80% del valor de tasación de la vivienda.

Para prevenir el sobreendeudamiento, se obliga a las entidades a incluir la determinación del esfuerzo financiero en la información que dan a los clientes sobre el préstamo y se fijan mayores exigencias en la formalización de los contratos entre entidades y clientes.

Además, se establece un límite de cinco puntos a la variabilidad del tipo de interés y se rebaja el requisito del porcentaje que debe suponer la cuota hipotecaria sobre los ingresos familiares del 60% al 50%. Finalmente, se flexibilizan los requisitos sobre los garantes de los próximos préstamos hipotecarios y se reduce el interés de demora que hay que satisfacer en caso de que el impago de la renta de una vivienda objeto de dación en pago del 20% al interés legal del dinero.