Público
Público

El PSOE propone a Zapatero para el G-20 crear un regulador mundial financiero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PSOE quiere que Zapatero defienda en la cumbre del G-20 de Washington eliminar los paraísos fiscales, limitar los incentivos bancarios y construir una arquitectura financiera internacional que esté asentada sobre mecanismos de control y supervisión, que incluya un gran regulador mundial.

Unas sugerencias que el secretario de Ideas y Programas del PSOE y responsable de la Fundación Ideas, Jesús Caldera, adelanta en una entrevista con EFE, en la que explica que esta organización ha preparado un informe sobre la crisis financiera a petición del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

El informe será estudiado por el Ejecutivo junto a los que le presenten los diferentes ministerios, la oposición, los sindicatos, las organizaciones empresariales o las entidades financieras, de los cuales saldrán las propuestas que finalmente exponga Zapatero en la cumbre del G-20 del próximo sábado.

El documento alude a la necesidad de que se establezca un nuevo orden financiero internacional y un control distinto, en el que estén perfectamente regulados todos los instrumentos financieros, algunos de los cuales, como los bonos extraordinarios que Caldera califica de "muy discutibles", tendrían que desaparecer.

Propone igualmente un límite al llamado "apalancamiento" o capacidad de endeudamiento, hasta ahora "prácticamente sin límites", de las entidades financieras, mediante una fórmula parecida a la del sistema bancario español, que tiene la obligación de hacer aprovisionamientos para posibles riesgos.

Junto a ello, Caldera apunta la conveniencia de no olvidar que la crisis financiera "es sólo una parte del problema", porque, una vez que se reconduzca la senda del crecimiento económico, el mundo seguirá teniendo "tres problemas por lo menos".

Con ello se refiere al hecho de que el comercio internacional carezca de "normas justas", especialmente para los países del tercer mundo, cuestión que tiene que resolverse en la Ronda Doha, así como a la gravísima crisis del cambio climático, que, a su juicio, se ha convertido en una catástrofe, y al incumplimiento de los Objetivos del Milenio.

Y conociendo al presidente del Gobierno como asegura conocerle, Caldera no duda de que Zapatero formulará propuestas para que todos esos problemas no caigan en el olvido.

Persuadido de que la reunión del sábado es "importantísima", admite que en un sólo día no podrán resolverse todos los problemas, pero interpreta que, al menos, será "el principio de un nuevo camino".

Luego, según su criterio, se celebrarán grupos de trabajo y cumbres sucesivas, en las que espera que se reformen las instituciones que se crearon después de la II Guerra Mundial, como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, a fin de profundizar en su democratización.

También en este sentido la Fundación Ideas va a formular una propuesta, en la que aboga por incrementar la presencia de las economías emergentes, como China, India, Brasil, Sudáfrica o Indonesia, que tienen que tener más peso en la toma de decisiones.

"O se abre el FMI a una mejor participación de todos los países del mundo o no tendrá legitimidad suficiente como para aplicar los cambios que se necesitan", advierte Caldera.

Reuniones en las que España también estará, asevera Caldera. "Vamos a tener una silla permanente, estoy absolutamente convencido", dice, y otorga los méritos de ellos al conjunto de la sociedad española, que ha sabido conquistar un "prestigio" internacional en estos 30 años de democracia.

Tampoco olvida el trabajo del actual Gobierno, que ha tejido unas alianzas, ha forjado unos compromisos con otros muchos países y se ha esforzado en generar un entendimiento de la política exterior que ha favorecido esa presencia en la cumbre.

Aunque reconoce que ni él ni "nadie" sabe cuándo tocará fondo la crisis, es consciente de que el 2009 será un año "duro" y "difícil", si bien se muestra "razonablemente optimista" ante la posibilidad de que a partir de ahora mejoren las cosas, comenzando por los precios, la bajada de tipos de interés y la paulatina recuperación de las bolsas.

Rechaza, en cambio, que los problemas económicos y financieros vayan a suponer un desgaste para el PSOE en las próximas citas electorales: los comicios vascos, los gallegos y los europeos.