Público
Público

PSOE y PP pactan de cara a la Presidencia española de la UE

El acuerdo no incluye la política de España hacia Cuba y evita tocar la imputación de López Garrido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

PSOE y PP se han puesto de acuerdo. Socialistas y conservadores han cerrado un pacto sobre las prioridades que deberá tener el Gobierno durante la Presidencia española de la Unión Europea en el primer semestre de 2010, según han informado fuentes de ambos partidos.

Tras casi dos meses de negociaciones, el pacto sólo ha sido posible después de que las delegaciones decidieran obviar dos asuntos polémicos: la política de España hacia Cuba y la imputación del secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido.

La secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE, Elena Valenciano, y su homólogo del PP, Jorge Moragas, han sido quienes han dirigido los gabinetes de negociación para ultimar en las últimas horas los detalles del pacto, según las fuentes.

Las dos formaciones políticas han trasladado su acuerdo a una proposición no de ley que trata varias cuestiones, como la lucha contra la crisis, el cambio climático, la energía, la acción contra la piratería en aguas del Índico o el futuro de la UE.

La intención es que esta proposición no de ley se vote la próxima semana en el Pleno del Congreso, dos semanas antes de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dé a conocer el programa definitivo de la Presidencia española.

Socialistas y conservadores sólo han invitado a sumarse a la proposición a otras dos formaciones políticas, CIU y PNV, que ya están estudiando el texto para tratar de incorporar alguna de sus demandas, como un mayor reconocimiento de las lenguas cooficiales en las instituciones europeas o impulsar las infraestructuras transpirenaicas que hay en proyecto.

El caso de López Garrido se ha evitado para no entorpecer el pacto

El PP ha accedido a dejar aparte el asunto de Cuba, ante las discrepancias que mantiene con el plan del Gobierno de modificar la llamada posición común, que establece desde 1996 las reglas de la relación de la UE con el Gobierno cubano, supeditada al avance hacia la democracia y el respeto a los derechos humanos.

Asimismo, las delegaciones de ambos partidos han evitado que el acuerdo se viera perjudicado por el caso de López Garrido , imputado por un supuesto delito de prevaricación y malversación de fondos públicos.

A pesar de que el PP ha considerado que López Garrido se tendría que plantear dejar el cargo si no se esclarecen las sospechas sobre las subvenciones concedidas a la Fundación Alternativas, cercana al PP, los conservadores no han querido entorpecer el pacto cuando las negociaciones estaban ya ultimadas.