Público
Público

PSOE y PP rechazan el debate sobre prostitución

La mayoría del Congreso vota en contra de regularizar esta actividad. Los grupos rechazan los anuncios de contactos en los medios de comunicación, pero eluden la discusión sobre la polémica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El debate sobre la prostitución, que de forma intermitente reaparece en España, llegó ayer al Pleno del Parlamento, pero la falta de consenso entre los partidos hizo que las cosas se quedaran como están: ni legalizar ni prohibir. La moción presentada la semana pasada por ERC como consencuencia de una interpelación urgente a la ministra de Igualdad, Bibiana Aído que proponía regular la prostitución 'voluntaria' fue rechazada por la mayoría del Congreso. En esta ocasión, tanto PP como PSOE se mostraron de acuerdo en rechazar la propuesta y sumaron sus votos a los de CIU y PNV. Tampoco salió adelante la prohibición de los anuncios de contactos que también se reclamaba en la moción.

La mayoría de los grupos parlamentarios presentaron enmiendas a la moción propuesta por Esquerra, pero todas fueron rechazadas porque como afirmó ayer su portavoz, Joan Tardà, no entrar a regular la prostitución 'sería una hipocresía'. 'Todos coincidimos en combatir la trata de seres humanos y en erradicar la prostitución, pero no hay varitas mágicas, y la realidad es la que es', afirmó el diputado catalán, quien defendió que mientras no se acabe con la prostitución hay que reconocerlas todos los derechos laborales 'como mal menor'. 'La libertad en este caso está muy condicionada, porque nadie opta por ejercer la prostitución con absoluta libertad, ya que las que la practican provienen de las estratos más humildes de la sociedad', trató de justificar el diputado catalán.

Este punto de la moción fue el que más rechazo generó entre los grupos. Tanto PSOE, PP, PNV y CIU defendieron que la legalización no es la solución. La diputada socialista, Carmen Montón, argumentó en el Pleno al igual que defendió la ministra de Igualdad la semana pasada que esta situación no trata 'de una falta de derechos laborales, sino de una falta de derechos humanos'. 'El retrato robot de la prostituta es una inmigrante en situación irregular que es obligada a prostituirse', sostuvo.

'Nadie opta por ejercer la prostitución con absoluta libertad'

En la misma línea se manifestó la diputada de CiU, Mercé Pigem: 'No se puede polarizar el tema entre legalización o prohibición cuando entre medias hay un magma de situaciones'. La parlamentaria se refirió en concreto a las situaciones sufridas por las mujeres que se prostituían en dos burdeles de Barcelona, y donde, según la Fiscalía eran obligadas a consumir hormonas para que rindieran más, entre otros abusos. 'Poner sobre la mesa la regularización [de la prostitución] es enmascarar la explotación de estas personas', acusó Pigem.

Para la diputada catalana, 'no hay línea divisoria entre la prostitución libre y obligada'. Ella criticaba de esta manera la propuesta de Esquerra, que reclamaba en su moción un reconocimiento de los derechos laborales, de seguridad y protección social a las mujeres que ejercen 'de forma voluntaria' la prostitución.

El PNV también dejo claro que su grupo no está por la legalización que propuso Esquerra Republicana. 'Hay que superar el debate de prohibir o regular la prostitución, esta situación requiere otro tipo de planteamiento', señaló el diputado vasco Joseba Agirretxea. Por ello, sugirió 'atacar' lo que ya está en la legislación. En este sentido sugirió a Tardà que la interpelación no se tendría que haber dirigido a la ministra de Igualdad, sino al titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, 'quien es el responsable' de que se cumpla la ley en este sentido. El PNV apostó de esta manera por que se persiga de forma más dura a las redes que obligan a las mujeres a prostituirse.

El PP tampoco se mostró partidario de regular la prostitución. Los conservadores fueron un paso más y en su enmienda propusieron que se tipifique de nuevo como delito el proxenetismo desaparecido del Código Penal tras la reforma del año 1995 y que se persiga a los responsables de los locales donde se ejerce la prostitución. Aunque en su propuesta el PP no hizo mención a la prostitución callejera, la diputada conservadora Eva Durán sí afirmó durante el Pleno que 'la sociedad pide erradicar de las calles la prostitución'.

ERC pidió claramente instar al Gobierno a prohibir los anuncios de prostitución

Todos los grupos se mostraron, en cambio, de acuerdo en eliminar los anuncios de contactos de los medios de comunicación. Aunque, también en este punto los matices para alcanzar ese objetivo eran significativos de unos a otros. En la moción presentada por los republicanos, ERC pidió claramente instar al Gobierno a prohibir los anuncios de prostitución. Como defendieron durante el Pleno, tanto PNV, como CIU, BNG y UPyD apoyaron sin rodeos la propuesta. Así, el diputado vasco aplaudió el anuncio realizado por Tardà de la presentación de una enmienda en este sentido en la Ley General de Publicidad, que se tramita ahora en el Congreso.

CIU, por su parte, apostó por prohibir este tipo de publicidad en los medios antes que entrar a regular la prostitución. 'Debemos tener un orden de prioridades', pidió Pigem a ERC. Y añadió: 'Combatamos la publicidad y los delitos y luego seguimos hablando'.

Tardá, sin embargo criticó duramente a los socialistas por su propuesta en este sentido. 'Ustedes [en referencia al PSOE] ante los medios se van a achantar, porque en su enmienda proponen lo mismo que ya propuso el Congreso' en la pasada legislatura. El diputado catalán se refirió así a la postura socialista en este asunto que 'insta a los medios a eliminar cualquier publicidad sobre prostitución'. Esta misma propuesta ya está contemplada en el Plan de Trata, aprobado por el Gobierno.

Todos los grupos estaban de acuerdo en eliminar los anuncios de contactos 

En una línea parecida a la del PSOE ya la también adoptada por el Gobierno en su Plan contra la explotación sexual el PP abogó por una especie de autoregulación en los medios de comunicación. Así, pidieron 'a los medios de comunicación que en el marco de sus códigos deontológicos se planteen la renuncia a la publicidad relacionada con el comercio sexual'.

Aunque, a pesar de los matices, todos los grupos estaban de acuerdo en eliminar los anuncios de contactos de los medios de comunicación,la propuesta no salió adelante porque ERC rechazó todas las enmiendas. UPyD e IVC fueron los únicos grupos que apoyaron la moción. IU se abstuvo junto a cinco diptuados del Grupo Mixto.