Publicado: 01.08.2014 17:19 |Actualizado: 01.08.2014 17:19

Un pub de Almuñecar expulsa a 30 discapacitados por exigencia del Dj

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un grupo de jóvenes con parálisis cerebral de Toledo fue obligado por el personal de un pub de Almuñécar, en la provincia de Granada, a abandonar el local. Según ha denunciado la Asociación de Ayuda a la Parálisis Cerebral (Apace), el pinchadiscos que iba a actuar se negó a comenzar el espectáculo musical hasta que no saliesen de la sala.

La asociación publicó esta denuncia en su página web , en la que precisa que el incidente tuvo lugar el pasado sábado, 26 de julio, cuando el grupo de jóvenes estaba en el pub Soho Lounge de Almuñécar. Según Apace, el personal del local los obligó a salir del establecimiento, "porque el pinchadiscos que actuaría a continuación, Emilio González DJ, se negaba a comenzar su espectáculo musical hasta que ellos no salieran de la sala".

El caso ha sido puesto en conocimiento de la Confederación Aspace, que agrupa a las 73 entidades de atención a la parálisis cerebral de España, y al Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), para que inicien las acciones que consideren oportunas. El grupo, que pasaba sus vacaciones en la localidad granadina, estaba formado por 27 jóvenes con parálisis cerebral y discapacidades afines (de los que seis se trasladan en silla de ruedas), que iban acompañados de ocho profesionales de apoyo sin discapacidad.

El sábado por la noche, decidieron salir a divertirse al centro la ciudad y a las 23:00 horas una de las personas encargadas de las relaciones públicas de Soho Lounge "invitó amablemente al grupo a entrar al local y a disfrutar de su ambiente y su música", detalla Apace-Toledo en su web. La invitación fue aceptada "y los jóvenes pasaron dos horas en el local bailando, hablando, riendo y tomando copas y refrescos, como cualquier cliente", hasta que ocurrió el incidente, según indica la asociación toledana. La razón alegada por Soho Lounge consistió en explicar que la sala se iba a llenar y que se trataba de una fiesta con invitados.

Aspace ha considerado que si el problema era de aforo, afectaría a los clientes que aún no habían accedido al local y no a los que ya estaban en él y han negado que se tratase de una fiesta privada ya que el personal de relaciones públicas seguía captando clientes en la puerta tras la expulsión de los usuarios. El gerente de Aspace Toledo, Francisco Javier Jiménez, se ha preguntado con ironía si al pinchadiscos no le gustaba la forma "descoordinada" de bailar de los usuarios de la organización en silla de ruedas y ha lamentado que se les considere menos rentables a pesar de estar consumiendo como cualquier otro cliente.

Emilio González, DJ y promotor musical, emitió un comunicado en una conocida red social desmintiendo las acusaciones de Apace. En el escrito, niega que se negase a actuar en presencia de los discapacitados. "Una vez que va iniciar su actuación, las puertas y ventanas se cierran para insonorizar el local y cumplir con la normativa de ruidos. En este sentido, fue el único argumento que esgrimió cuando los monitores del grupo de personas con discapacidad le preguntaron por qué no iniciaba su actuación. En ningún momento arguyó que no lo haría hasta que no abandonasen el recinto", explica en el comunicado.

El DJ, que asegura poseer "una incapacidad física del 59% en una de sus extremidades superiores" entiende que la denuncia se debe a un malentendido y ha pedido a la asociación que recabe "información entre los distintos colectivos que atienden a personas con discapacidad intelectual y que con anterioridad han acudido a las fiestas". También ha invitado a los responsables de Aspace a "acudir a algunas de las actuaciones" que realiza cada verano" para los grupos de discapacitados y así "comprueben por sí mismos el buen trato y la atención que reciben".