Publicado: 10.11.2014 11:26 |Actualizado: 10.11.2014 11:26

El pueblo de Bullas despide a los 14 fallecidos en el accidente de autobús de Cieza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dos mil personas han acudido al funeral por las víctimas del accidente de autobús de Cieza, que ha tenido lugar en el pabellón municipal de Deportes Juan Valera de Bullas. El rey Felipe VI y la reina Letizia, acompañados por el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, el presidente de la Comunidad, Alberto Garre, y el alcalde de Bullas, Pedro Chico, han dado el pésame a los familiares antes de que comenzara el funeral oficiado por el obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes.

Además, todos los agentes sociales de la Región se han dado cita este lunes en el pabellón Juan Valera de Bullas. Miembros del Gobierno regional; el delegado del Gobierno en la Región, Joaquín Bascuñana; diputados, senadores, el presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) en la Región, Juan Martínez Moya, los agentes sociales y sindicatos; así como alcaldes de los municipios. Lorca Planes, durante el oficio, ha asegurado que "es difícil encontrar consuelo en el dolor". Gentes de todas las edades, han acudido al funeral, todos ellos sobrecogidos aún por el accidente de este sábado.

"Tenía que estar aquí, acompañando a mis amigas, a mis compañeras de viaje", ha dicho antes de entrar una de las personas que viajaba en el autobús siniestrado. Asimismo, ha añadido que "llevaba el cinturón de seguridad puesto, tras caer pude desabrochármelo y llamé al '1-1-2' para avisar. Después me llevaron al hospital porque me subió la tensión. Es algo muy doloroso, pero tengo que estar", ha concluido.

Lorca Planes ha asegurado que "no es fácil consolar cuando uno tiene el corazón roto. Han sido horas dramáticas, me siento unido a vosotros, compartiendo vuestras angustias, en el dolor y pidiendo a Dios por la recuperación de los heridos, que acoja a los fallecidos, y la fuerza y aliento para poder llevar este trance". "En un suspiro pasaba por nuestra cabeza las imágenes de nuestros seres queridos. Habéis recurrido con fuerza a quien sabíais que no os iba a defraudar, a la patrona, Virgen del Rosario. Saquemos la memoria para recordar que a Dios no se le acaba la misericordia", ha indicado el obispo.

"Es un momento duro, para vosotros que lloráis a vuestros seres queridos, pensad en ellos, os estarían animando en seguir adelante. No es lo mismo, es verdad, decirlo que pasar el calvario. Os pido que seáis historia de esperanza", ha añadido el obispo de Cartagena. Además, ha continuado, "he perdido a un hijo y los sacerdotes a un hermano: vuestro párroco. Un hombre bueno, servicial y que lo daba todo. Y solo ha estado dos meses con vosotros aquí", ha afirmado Lorca Planes, que ha vuelto a insistir en la necesidad de agarrarse a la fe para sobrevivir y ha señalado que "las lágrimas no pueden impedir ver dónde ponemos nuestros pasos".

El funeral ha terminado pasadas las 12.40 horas. El final ha sido el momento más doloroso, la "despedida de nuestros seres queridos", como ha dicho el obispo. Tras ello, el silencio se ha hecho presente cuando mientras sacaban los ataúdes del pabellón. Solo el llanto de los familiares entrecortaba el duelo en Bullas.