Público
Público

Puigcercós opina que "el país está maduro para la independencia"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Esquerra Republicana (ER), Joan Puigcercós, ha declarado hoy en Vilafranca de Bonany (Mallorca) que "el país está maduro para independencia" y que el Estado autonómico está "fuera de juego".

Con ocasión de un acto político de su formación, el líder de ER ha asegurado que en estos momentos "el motor del país es el independentismo", a pesar de que hay "una España que no quiere ser cambiada".

Ante unas doscientos militantes y simpatizantes, el político catalán ha manifestado que la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña "ha aclarado muchas cosas", como la existencia de "las dos eternas Españas, la España unitaria y la España plural".

Sobre la reciente resolución de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) a favor de la independencia de Kosovo, Puigcercós ha dicho que España está ejerciendo un "triste papel al alinearse con los países que están a la cola en el respeto de los derechos humanos".

El presidente republicano ha defendido el trabajo realizado por el Gobierno de la Generalitat en los últimos siete años y ha advertido de que su partido solo pactará tras las próximas elecciones autonómicas catalanas con el partido que esté dispuesto a "tirar para adelante" el proceso político que debe llegar a la declaración de la independencia de Cataluña.

Puigcercós, acompañado por el presidente de Esquerra en las islas, Joan Lladó, ha sido muy crítico también con la gestión del Govern balear presido por Francesc Antich (PSIB-PSOE) en la segunda parte de la legislatura.

Antich "no ha sabido marcar prioridades", ha afirmado Puigcercós, que ha denunciado la rebaja presupuestaria aplicada en las islas frente a la crisis económica en materias como la educación o la sanidad, lo que "nunca debería hacer un gobierno progresista".

Por otra parte, Lladó ha lamentado la "falta de amplitud de miras" del Partido Socialista de Mallorca (PSM) al unirse a una "microcoalición" de partidos de cara a los comicios autonómicos de 2011 que ha dejado fuera a Esquerra.