Público
Público

Puigcorbé piensa que se vio "envuelto en una guerra mediática"

El actor afirma que "alguien" tenía "especial interés" en que le salpicara el conflicto entre cadenas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Juanjo Puigcorbé parece mucho más tranquilo que en los últimos meses, cuando se sentía víctima de una conspiración en su contra por parte de 'algunos medios de comunicación', entre los que incluía a LaSexta y El País. Sin embargo, ahora el actor que encarnó al rey en Felipe y Letizia afirma que su enfado 'no fue una cuestión de gustar o no', sino que se ha visto 'envuelto injustamente en una guerra mediática'. 

Así lo ha dicho Puigcorbé en una entrevista concedida a los medios con motivo de la presentación de la séptima entrega de 'Amar en tiempos revueltos', que se estrenará en La 1 de TVE el lunes 5 de septiembre.

Puigcorbé: 'El 15-M ha perdido espontaneidad'

Aún así, el actor sigue pensando que 'alguien tenía especial interés' en que le 'salpicara' esa batalla entre las cadenas. 'Todo el mundo puede opinar lo que quiera, pero cuando a una persona se la machaca durante meses, el problema ya es de otro orden', añade Puigcorbé, a quien la guerra entre televisiones no le parece 'ni bien ni mal', pero pide que 'no metan a los actores'.

Según el actor, 'la serie [Felipe y Letizia] gustó mucho, y supuso uno de los picos de audiencia de Telecinco el año pasado, además de convertirse en uno de los tres programas más vistos de 2010'.

El intérprete también tuvo tiempo para hablar del Movimiento 15-M, una iniciativa, según él, 'espontánea y que en su momento fue buenísima, como acto de rebeldía y toque de atención a los políticos'. Sin embargo, para Puigcorbé, el problema que existe ahora es que 'ya ha perdido esa espontaneidad y ha quedado un poso del que muchos, tanto dentro y fuera del movimiento, tratan de adueñarse'.

Puigcorbé no cree que este movimiento vaya a influir en las elecciones, porque, en su opinión, 'estas iniciativas sólo afectan a un estado de ánimo, pero no al resultado de las votaciones', y piensa que 'el movimiento bueno será el que surja después', precisamente por esa espontaneidad que reivindica.