Publicado: 27.08.2014 12:16 |Actualizado: 27.08.2014 12:16

Pujol esperará a que le cite el Parlament antes de decir si acude

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol ha asegurado este miércoles que se encuentra a la espera de que el Parlament de Catalunya le "comunique" la solicitud de comparecencia para que informe acerca de la herencia recibida de su padre que mantuvo oculta al fisco durante 34 años.

"Me lo tienen que comunicar", ha respondido escuetamente Pujol a los periodistas que, ante su domicilio familiar en Barcelona, le han preguntado si ya había tomado la decisión de comparecer en el Parlament, como le reclaman todos los grupos políticos desde que hace un mes confesara una fortuna oculta en bancos andorranos.

Será el próximo 2 de septiembre cuando la Comisión de Asuntos Institucionales (CAI) vote la petición de comparecencia de Pujol, quien, según algunas informaciones, habría decidido dar explicaciones en el Parlament, ante las presiones de su partido (CDC) en las últimas semanas.

El exmandatario podría llegar a comparecer ese mismo día 2 —si previamente existe un acuerdo para que acuda a la Cámara— o bien lo podría hacer más adelante; otra posibilidad es que acabara no compareciendo, ya que no es obligatorio, una eventualidad que en todo caso parece en estos momentos poco probable.

Pero si finalmente decidiera dar explicaciones lo antes posible y acudiera al Parlament el 2 de septiembre, coincidiría con la comparecencia en el Congreso del ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, para hablar de la lucha contra el fraude fiscal.

De todos modos, aunque Pujol acabe compareciendo en la Cámara catalana, varios partidos catalanes de la oposición ya han anunciado que, si las explicaciones resultaran insuficientes, estudiarían pedir una comisión de investigación en el Parlament.

A última hora de la tarde del martes, la calle en la que vive Jordi Pujol, en Barcelona era escenario de protestas en forma de pitidos. Varios ciudadanos se concentraron bajo su domicilio con pancartas en las que pedían a los coches que tocasen el claxon para mostrar su disconformidad con la actuación del expresidente de Catalunya. También se podían leer mensajes llenos de críticas. Los servicios de limpieza han retirado las pancartas antes de que Pujol regresase a su casa.