Público
Público

Pujol: "No puede dar la sensación de que en Catalunya no pasa nada"

Cientos de miles de catalanes salen a las calles para exigir que Catalunya sea un "nuevo estado de Europa". En la ofrenda floral, Govern y CiU han enarbolado su bandera más soberanista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cientos de miles de catalanes participan en el centro de Barcelona en una multitudinaria manifestación independentista bajo el eslogan 'Catalunya, nuevo Estado de Europa', alentada desde el gobierno de la Generalitat y en la que también se reclama al Ejecutivo central un pacto fiscal para mejorar la financiación catalana.

La manifestación (fotogalería), de la que aún no hay datos oficiales de participación, está encabezada por la plataforma organizadora, la Asamblea Nacional Catalunya (ANC).

Detrás, a bastante distancia, participa una nutrida representación de consellers del Ejecutivo catalán, así como de partidos como ERC e ICV. Aunque no acudió a la manifestación el presidente de la Generalitat, Artur Mas, también en esta segunda línea figura su esposa, Helena Rakosnik, el expresidente catalán Jordi Pujol y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias.

El propio Pujol consideró que la manifestación es una declaración de 'rechazo al trato' que España está dispensando en los últimos años a Catalunya. 'Necesitamos los medios económicos, administrativos y políticos que creíamos que íbamos a tener y que tras la sentencia del Tribunal Constitucional contra el Estatut se nos niega', declaró Pujol antes de  la manifestación. El expresidente catalán también afirmó que el conjunto de España 'tiene que tener respuesta a esto y no puede dar la sensación de que en Catalunya no pasa nada'.

En cuanto a los consejeros, han acudido a la marcha los consejeros de Economía, Andreu Mas-Colell; Bienestar y Familia, Josep Lluís Cleries; Salud, Boi Ruiz; Educación, Irene Rigau; y Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural, Josep Maria Pelegrí.

Junto a ellos están el vicepresidente primero del Parlament, Lluís Corominas; el secretario del Gobierno autonómico, Germà Gordó, y el secretario tercero de la Mesa del Parlament, Josep Rull. 

La vicepresidenta del Gobierno catalán, Joana Ortega, aseguró al inicio de la manifestación que 'nadie hace callar' al pueblo catalán y se mostró impresionada por la masiva participación. Aseguró que el 20 de septiembre, día en el que Mas se reunirá con Mariano Rajoy en Madrid, 'no se acaba ningún camino' y aseguró que esta Diada marcará un punto de inflexión. 'El mundo entero leerá lo que dice Catalunya en sus calles', manifestó a Catalunya Ràdio. 

La convocatoria ha colapsado el centro de Barcelona, así como las calles adyacentes en dirección a Pau Claris y Via Laietana. En la manifestación se escuchan consignas de 'independencia', 'Mas lidera o dimite', 'Español el que no vote' entre un gran número de esteladas (bandera independentista) y, en menor medida, de senyeres, la bandera catalana.

También se pueden apreciar pancartas con lemas como 'Freedom for Catalonia (Libertad para Catalunya)' y grandes banderas catalanas portadas por numerosos ciudadanos.

Horas antes, 10.000 personas acudieron al acto institucional organizado por Govern y Parlament, en el Parc de la Ciutadella de Barcelona, centrado en la defensa del catalán y en el que la presentadora del evento, la periodista Mònica Terribas, lanzó un par de guiños reivindicativos. A las 11.30 horas se inició la ceremonia, que duró algo más de una hora, bajo la dirección artística de Joan Ollé, y que este año quedó en segundo término ante la expectación y la polémica levantada por la manifestación independentista.

El evento, copresidido por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, se inició con el desfile de la formación de gala de los Mossos d'Esquadra y la izada de la senyera. A continuación dio comienzo la parte central del acto, una sucesión de actuaciones artísticas, lecturas de textos y poemas, combinado con la interpretación de piezas musicales, con la lengua catalana como hilo conductor.

Victòria Pagès leyó un fragmento de la novela Incerta glòria, de Joan Sales, de quien después Mònica Terribas, en un simbólico guiño para aludir a la historia de Catalunya, recordó una frase: 'Desde hace 500 años, los catalanes hemos sido unos imbéciles. ¿Se trata pues de dejar de ser catalanes? No, se trata de dejar de ser imbéciles', reprodujo Terribas, una cita acogida con gritos de 'independencia' desde el público.

También se conmemoró el 50 aniversario de la muerte de Francesc Pujols, cuya famosa cita ('Llegará un día en que los catalanes, por el simple hecho de serlo, allí donde vayan, lo tendrán todo pagado') Terribas utilizó para lanzar una segunda alusión política en el acto. 'Poco se imaginaba Pujols que, bien al contrario de su profecía, por el hecho de ser catalanes, no solo no lo tenemos todo pagado, sino que, por el simple hecho de querer serlo, ni tan solo tenemos aquello que es nuestro'.


Dirigentes del ala más catalanista del PSC como Ernest Maragall, Antoni Castells, Marina Geli, Àngel Ros, Laia Bonet y Joan Ignasi Elena, entre otros, se han desmarcado de la postura oficial de la dirección del PSC y han asistido a la manifestación independentista. Su lema: 'Catalunya es estado y somos Europa'.

La dirección del PSC y su primer secretario, Pere Navarro, no han secundado la manifestación bajo el lema 'Cataluña, nuevo Estado de Europa', al considerar que se trata de una marcha 'excluyente'. No obstante, algunos miembros destacados del PSC, del ala más catalanista del partido y de corrientes críticas se han desmarcado de la consigna oficial y han participado en la manifestación.

Tanto Maragall como Ros han querido dejar claro que el PSC sí está representado en la manifestación. 'El PSC está representado como tal por las personas que libremente hemos querido estar. Yo respeto evidentemente la decisión del PSC de no estar como institución, como partido, pero si algo hemos sido los miembros del PSC ha sido defensores de Catalunya' y 'no se puede entender Catalunya sin el papel del PSC' desde las diferentes instituciones, ha dicho Àngel Ros, alcalde de Lleida.

Por su parte, Maragall ha indicado que se trata de 'demostrar lo que somos y lo que queremos ser. A partir de aquí, todos estos acentos todo este clamor, toda esta voluntad explícita se ha de convertir en proyecto social, político, y esto requiere trabajo, paciencia, generosidad y voluntad, y aquí intentaremos estar'.

Castells, el ex conseller de Economía que pactó el actual modelo de financiación, ha dicho sentirse cómodo con el lema de la manifestación y ha precisado: 'me siento cómodo en todo, ya lo veis. El lema de la manifestación lo han elegido los convocantes y yo he venido a la manifestación y soy bastante grandecito para saber lo que hago'.