Público
Público

Purificación Causapié: "Con la ley de Gallardón las mujeres podrán abortar si tienen dinero para viajar"

La secretaria de Igualdad del PSOE advierte de que su partido no aceptará ningún retroceso en la libre decisión de las ciudadanas sobre su maternidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Acumula militancia feminista y sindical sobre sus espaldas y también una dilatada experiencia en los servicios públicos. Purificación, Puri, Causapié (Mondéjar, Guadalajara, 1964), fue directora del IMSERSO y secretaria general de Atención a la Dependencia durante los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero. En 2012, Alfredo Pérez Rubalcaba la incorporó a su Ejecutiva como secretaria de Igualdad. La polémica moción de censura que el Grupo Socialista presentó en el Ayuntamiento de Ponferrada con la ayuda del acosador Ismael Álvarez, y la posterior rectificación del PSOE, hizo al líder del partido priorizar los asuntos relacionados con los derechos de las mujeres. Causapié, que desde el primer momento se mostró en contra de esa moción, salió entonces reforzada en la cúpula socialista.

¿No le parece que ante la polémica que rodeó la moción de censura de Ponferrada obviaron que Ismael Álvarez había cumplido con su condena por acoso?

En todo momento dijimos que no queríamos tener un Ayuntamiento con el voto de una persona que había sido condenada por acoso sexual. Hay un elemento muy importante que es simbólico, y que tiene que ver con el recuerdo de lo que supuso todo aquel proceso para muchas mujeres y para muchos hombres. En muchas situaciones nuestra posición es de tolerancia cero: ante la violencia de género y ante las situaciones de acoso que son también violencia de género. 

¿Siguen siendo las mujeres uno de los sectores más débiles de la sociedad?

Estamos asistiendo a un anuncio por parte del Gobierno de que habrá aún más recortes en los próximos días. Y de lo que se está hablando en los medios es de que probablemente habrá recortes en pensiones y en los sistemas de desempleo. En ambas situaciones tan concretas las mujeres son las más vulnerables. Las mujeres verán recortadas más pensiones que ya son más bajas para ellas, y tienen trabajos más precarios o a tiempo parcial. Eso ocurre en un escenario global. Cuando se recorta en sanidad, en atención a la dependencia o en los servicios de apoyo en educación, les afecta a las mujeres, tanto en sus empleos como en el cuidado de las personas. Al fin y al cabo son ellas las que cuidan de las personas mayores o de los niños, de las que deja de ocuparse el Estado. Son las grandes perjudicadas de esta política de recortes que está haciendo el PP.

¿Se pueden hacer recortes sin mermar la igualdad?

Es muy difícil. Todo el desarrollo del Estado del bienestar tiene mucho que ver con la mejora en la posición económica y social de las mujeres. Si eliminas derechos laborales perjudicas a las mujeres, si eliminas en sanidad o en política social ocurre lo mismo.

En 2013, el Gobierno ya ha contabilizado 16 mujeres asesinadas por parte de sus parejas o exparejas. ¿Por qué no está funcionando la Ley Integral contra la Violencia de Género que aprobó el Ejecutivo socialista?

Lo que no está funcionando es la aplicación de esa ley. Es una normativa excelente que ha permitido proteger a muchas mujeres que ya tienen una vida sin violencia. Pero el Gobierno ha eliminado toda la parte de prevención: tanto las campañas de sensibilización como la educación dirigida a prevenir la violencia de género. Si se elimina Educación para la Ciudadanía, se elimina la educación para la igualdad. El Gobierno ha reducido un 30% los presupuestos dirigidos a atender a víctimas de violencia de género y muchas Comunidades también. Esto está haciendo que muchos centros de atención se estén cerrando y las mujeres no tengan dónde acudir.

¿En qué medida afecta la crisis económica a estas situaciones?

Hay que ir viendo cómo evoluciona la situación, pero las dificultades económicas derivadas de las imposibilidades para poder acceder a un empleo están afectando a muchas mujeres que no pueden salir de la violencia. Se están eliminando, además, las políticas de acompañamiento. Por eso, el Gobierno debería poner en marcha más medidas y más políticas de apoyo a las mujeres víctimas de la violencia,  incrementando los presupuestos para garantizar esa atención. 

¿Qué espera el PSOE de la reforma de la Ley del Aborto que ultima el Gobierno?

Lo que sabemos, por lo que dice el ministro [de Justicia, Alberto Ruiz] Gallardón, es que va a haber una reforma que va a penalizar el aborto y eliminar el derecho de las mujeres a decidir sobre la maternidad. Es lo que ha dicho él claramente. Nosotros queremos que se mantenga la ley actual, porque tanto el PSOE como diferentes organizaciones de juristas hemos considerado que es plenamente constitucional. Garantiza el derecho de las mujeres a decidir y protege al no nacido. Garantiza derechos y establece plazos, como la inmensa mayoría de las leyes de la UE. Lo que plantea el ministro es lo que creemos que no es constitucional.  

¿Cuáles serían las consecuencias de esa penalización para la sociedad y, especialmente, para las mujeres?

La consecuencia más directa es que las mujeres podrán abortar cuando tengan dinero para viajar al extranjero, como antes del 85. Las que no tengan dinero, o no abortarán, o lo harán en condiciones de clandestinidad. Y eso es muy arriesgado para su salud y para su vida. Pero esto tiene además un efecto a más largo plazo y es la eliminación de los derechos de las mujeres. Es lo que está haciendo el PP con todas sus políticas y esta es una más. Esta ley eliminaría un derecho que es fundamental para las mujeres de este país y del mundo: la libre decisión sobre su cuerpo y sobre su maternidad, y el hecho de ser consideradas ciudadanas de primera categoría. El efecto a largo plazo es muy negativo.

En el caso de que se produjera una negociación con el Gobierno, ¿estaría el PSOE dispuesto a volver a la ley de supuestos que se mantuvo desde 1985 y hasta 2010?

No. El PSOE no va a aceptar ninguna normativa que retroceda respecto a ese avance que han conseguido las mujeres y la sociedad. La evolución sobre lo que ha sido la legislación del aborto tiene que ver con cómo ha ido evolucionando esta sociedad, y ha ido avanzando en el reconocimiento de los derechos de las mujeres. Hemos llegado hasta aquí, y el PSOE no va aceptar ninguna regulación que no reconozca el derecho de las mujeres a decidir sobre su maternidad, que es precisamente lo que hace la ley de plazos.

El PSOE afirma que denunciará los acuerdos con el Vaticano si el Gobierno elabora esa Ley del Aborto siguiendo las directrices de los obispos. ¿Por qué no antes?

Si la Iglesia de este país tiene tanta influencia en el PP como para marcarle las líneas de lo que tienen que ser leyes tan importantes para los derechos de las mujeres, el PSOE, sin duda, planteará la necesidad de denunciar los acuerdos con la Santa Sede. Porque estamos subvencionando y dando una situación de privilegio a una confesión religiosa para hacer un trabajo que va en contra de los derechos de las mujeres. Esa es la llamada de atención que hemos hecho. El PSOE ha ido avanzando en una serie de acuerdos en la transición, siempre con la derecha política, que nos han permitido avanzar. Por eso ahora no aceptaremos que la Iglesia católica imponga su moral.

¿No cree que la Iglesia es en sí misma una institución machista que recibe millones del erario público?

Sí que creo que es una institución machista, tal y como lo está demostrando en estos momentos. El PSOE ya dijo en el 38 Congreso que cuestionaría el concordato y los acuerdos con la Santa Sede. Lo haremos en su momento. Pero ahora lo que estamos planteando es un debate de la sociedad. No vamos a permitir estas injerencias de la Iglesia en los derechos fundamentales de las mujeres. 

Su partido presenta listas paritarias y fue el primero en formar un Gobierno paritario. Pero, sin embargo, en las quinielas para las primarias con las que darán con su próximo candidato a la Presidencia del Gobierno no se incluye a ninguna mujer, o como mucho se menciona a una, la exministra Carme Chacón. 

En el PSOE hay muchas mujeres con mucha capacidad para dirigirlo y es un partido que puede poner a cualquier mujer a liderar cualquier ámbito del partido. ¿Por qué en este momento salen nombres que son sólo de varones? Pues no lo sé. En este momento tiene que ver con que aparecen por parte de los medios, con el hecho de que salen reflexiones sobre este tema... Pero la verdad es que no he oído a nadie que se postule directamente. Ellos dicen que ya verán en su momento. Hay muchas mujeres y muchos hombres que en un momento dado pueden estar liderando el partido. Ya ha habido mujeres candidatas en anteriores congresos. 

La igualdad sigue sin trasladarse a los puestos directivos de las empresas. ¿Qué falta por hacer?

En la Ley de Igualdad estaba recogido el hecho de que las empresas tenían que incorporar a mujeres en sus consejos de administración, pero la evolución es aún insuficiente. Hemos apoyado el proceso de debate de la directiva europea porque es importante avanzar en incoporar un porcentaje mínimo en los consejos de administración y, sobre todo, en puestos ejecutivos. Hay que plantearlo de una manera que obligue a las empresas. Los partidos políticos y las organizaciones hemos avanzado mucho en la incorporación de las mujeres a sus órganos y las empresas se tienen que ir adaptando.

¿Qué opina el PSOE sobre la custodia compartida que se propone desde el Gobierno?

Dijimos en el Parlamento que no estábamos de acuerdo con la propuesta que hace el Gobierno, ya que preferimos hablar de una custodia responsable. Por el interés del menor, lo que hay que establecer no es una custodia compartida de manera automática sin tener en cuenta la necesidad de los menores. Lo que tenemos que hacer es que, de manera responsable, los jueces analicen adecuadamente la situación. Y cuando se compruebe también cómo ha vivido el menor se debe garantizar esa custodia compartida cuando haya un mutuo acuerdo y cuando haya una buena relación entre los progenitores. Cuando no es así pensamos que la situación es mucho más complicada. 

En las últimas semanas han llamado la atención los importantes disturbios y las agresiones homófobas sucedidas en Francia a raíz de la aprobación de la ley del matrimonio igualitario, algo que no sucedió en España en 2005, de manera tan flagrante. ¿Es la sociedad española más tolerante que la francesa?

Aquí tuvimos muchas manifestaciones de la Iglesia a las que acudieron destacados dirigentes del PP. En España lo que se ha producido con el tema del matrimonio es una presencia importante del conjunto de la sociedad: De las personas que defendían el matrimonio entre personas del mismo sexo y de muchas organizaciones. Hubo un compromiso colectivo y las asociaciones LGTB demostraron que tenían mucha capacidad de movilización. Eso también se ha producido en Francia. Y este tipo de políticas que tienen una oposición de la derecha muy ultraconservadora y católica con el tiempo se asumen. Ha ocurrido aquí y espero que también suceda en Francia. 

¿Cómo ve una organización feminista, como es el PSOE, que las mujeres -como las de Femen- utilicen su cuerpo como método de protesta?

Hay cierto debate en el feminismo. Hay gente que piensa que todos los métodos de protesta, siempre que no sean violentos, son métodos que no tenemos que juzgar. En este momento en el PSOE no tenemos una postura clara. Es cierto que el feminismo no es partidario de este tipo de manifestaciones porque la utilización del cuerpo no nos gusta mucho.