Público
Público

Purito "reaparece" con victoria, Nibali nuevo líder y Antón K.O por una caída

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El español Joaquín "Purito" Rodríguez (Katusha) "reapareció" con una victoria en solitario en la decimocuarta etapa de la Vuelta disputada entre Burgos y Peña Cabarga, de 178 kilómetros, en la que el italiano Vincenzo Nibali (Liquigas) se convirtió en nuevo líder e Igor Antón (Euskaltel) sufrió una caída que le obligó al abandono.

La carrera de disponía a vivir su momento clave en el tan esperado ascenso final a Peña Cabarga, en la primera cita de los favoritos en el tríptico de montaña cantábrica. A 6 kilómetros de meta, la mala suerte arruinó las ilusiones de Igor Antón, quien tiene "la negra" con la Vuelta. Su compañero Egoi Martínez se fue al asfalto, y el detrás. Se destrozó la camiseta roja, se manchó de abundante sangre y se marchó directo al coche del director. "Fuji" quedó fuera de combate con el brazo derecho destrozado.

Un episodio tristemente familiar para el chico de Galdakao, ya que en 2008 se rompió la clavícula y el trocánter camino del Angliru, bajando El Cordal, cuando era sexto en la general, en disputa con Contador y Valverde.

Con el líder camino del hospital, la carrera siguió su curso. La batalla se disputó con la baja del ciclista más en forma del pelotón. "Purito" Rodríguez tenía una cuenta pendiente desde Andorra, el día que perdió el maillot rojo y fue desalojado del podio.

El catalán libró un pulso con Nibali en las rampas de Peña Cabarga, que en sus 6 kilómetros de ascenso incluía muros del 20 por ciento. Había atacado el italiano a 1,4 kilómetros de la cima. El "tiburón" olió la presa y quemó las naves, pero no pudo evitar que Purito le alcanzara y luego le dejara plantado. El jefe de filas del Katusha entró con 20 segundos de adelanto sobre Nibali y 22 respecto a Ezequiel Mosquera (Xacobeo). "Esta vez se impuso la cabeza y no el corazón", señaló el ganador.

Una victoria con "inri". Una avispa le picó en el ojo a Purito, por lo que llegó a meta con "la visión reducida". En el pasado Tour ganó en Mende, por delante de Contador, después de sufrir una caída. Parece que al ciclista de Parets del Vallés le van las dificultades.

Nuevo decorado en la general. Nibali toma el poder, "de una forma no deseada y triste por el percance de Antón" y es desde ahora el favorito número uno para ganar la Vuelta. Tendrá que resistir en Los Lagos y Cotobello. Y si cumple, el de Messina, se muestra convencido de que rematará en la contrarreloj de Peñafiel. "Purito" le sigue a 4 segundos y tercero es Ezequiel Mosquera a 50 segundos, empatado con Xavier Tondo (Cervélo), que pasa a la cuarta plaza.

A partir de la quinta plaza, las diferencias empiezan a ser significativas, con el irlandés Nicolas Roche (Ag2r) a 2.11. Rubén Plaza mantiene las expectativas del Caisse D'Epargne, noveno a 3.41, y Sastre cierra el top ten a 3.52. La Vuelta empieza a ser cosa de cuatro.

La primera jornada del tríptico de la montaña cantábrica salió animada de Burgos, si bien el pelotón no permitió fuga alguna hasta el kilómetro 35, cuando partió en solitario el campeón de Holanda Niki Tersptra. El corredor del Milram abrió hueco enseguida, pero tuvo que compartir la aventura treinta kilómetros después con dos visitantes, ambos del Garmin, el británico Millar y el estadounidense Zabriskie.

Grandes rodadores en la avanzadilla, si bien el recorrido no les ofrecía terreno para el lucimiento, pues se enfrentaron a tres dificultades antes de Peña Cabarga, el Alto de Bocos (3a), donde coronó Millar con 8.30 sobre el pelotón dirigido por el Cervélo de Sastre y Tondo, el Puerto de La Lunada (2a), con Zabriskie al frente con una renta máxima de 10.30 y el del Caracol (2a), donde de nuevo Millar puntuó por delante de sus compañeros.

En éste último ascenso tensó el Caisse D'Epargne. Salió Arroyo, pero el talaverano no tuvo fuerza, y luego lo probó Luis León Sánchez, quien se llevó a rueda a Kolobnev, campeón de Rusia. Ambos cruzaron El Caracol a 5.45 de los escapados y con unos segundos sobre el grupo, dirigido ahora por el Euskaltel. Este puerto fue la tumba de Valverde hace dos años, con un despiste al bajar al coche a por un chubasquero que le costó la Vuelta al murciano. Se dejó más de tres minutos en la meta de Suances.

El trío se convirtió en dúo al ceder en cabeza Zabriskie. Su compañero Millar y Terpstra siguieron adelante en busca del ascenso definitivo. El pelotón, que absorbió a Luis León circulaba en fila india al son que tocaba el Katusha de "Purito".

Peña Cabarga es una subida de 6 kilómetros, explosiva, con tramos al 20 por ciento que dejan sin aliento. Aquí sólo pasó victorioso en 1979 Ángel López del Álamo. Los favoritos estaban citados para la batalla. La "negra" eliminó a Igor Antón y a su compañero Egoi Martínez. Tenía que ser el año de "Fuji", pero el infortunio le eliminó cuando la carretera estaba a punto de levantarse camino de la cumbre que alberga una cámara oscura desde donde se divisa la costa cántabra, Santander y los Picos de Europa.

Desde allí esperaba Antón ver Madrid un poco más cerca, pero la capital sólo se le acercó a Nibali, el nuevo capo. Su pelea con "Purito" terminó con la escapada, en la que Terpstra aguantó hasta reventar. Dio batalla el Xacobeo, que lanzó a García Dapena, pero el órdago lo puso encima de la mesa Quim Rodríguez, rehabilitado y de nuevo armado de moral. Su quinta victoria de la temporada y la segunda en sus cinco participaciones en la Vuelta. Sigue la racha.